LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


05-04-2018 AMLO: ACERTAR EN EL DIAGNÓSTICO, EQUIVOCARSE EN LA SOLUCIÓN

Sin lugar a duda, el diagnóstico que dibujó López Obrador al inició de su campaña es correcto casi punto por punto, pero sus ofertas y propuestas, que no políticas públicas, no son parte de la solución, sino que agravarían todos los problemas. Los feminicidios son un problema muy grave, como dijo. También es cierto que los jóvenes de escasos recursos se ven atrapados en un círculo vicioso de pobreza y falta de oportunidades. Según él, esta situación coincide con la aplicación del modelo neoliberal en nuestro país. Esta es una vieja consigna de la izquierda mexicana, escuchada cada vez menos, pero la rescata con otra meta: regresar a México al tiempo en que no había política neoliberal, es decir, antes de 1980.

Más todavía, cuando afirma que las políticas aplicadas en los últimos 30 años han significado un crecimiento igual a cero si se tiene en cuenta en crecimiento poblacional no está mintiendo. Tampoco miente cuando observa que el modelo exportador es un fracaso. En pocas palabras, los gobiernos del PRI y el PAN han tenido el poder durante más de tres décadas y no han reducido ni el porcentaje de pobres ni la desigualdad. Antes al contrario. De esto que se puede echar en cara a los políticos también son culpables las cúpulas empresariales y comerciales. Nunca habían sido tan ricos los ricos de México. Esto no se puede negar, como tampoco se puede negar la corrupción, la inseguridad y la falta de eficacia de los gobiernos actuales.

En estas décadas no todo ha sido malo, por supuesto, se ha construido un fuerte tejido institucional de órganos autónomos, se ha avanzado en la transparencia y la anticorrupción, los medios nacionales tienen más libertad que nunca y hay organizaciones de la sociedad civil con fuerza y profesionalismo. ¿Qué muchos de estos actores tiene intereses políticos? Ni duda cabe, pero sus intereses ya no están alineados necesariamente con el del partido en el poder.

Sin embargo, siendo real el diagnóstico AMLO no ofrece soluciones de política, sino que propone que con “el triunfo de la voluntad” será suficiente. Está claro que desea alcanzar la mayoría en el Congreso para doblegar al Poder Legislativo. Si no lo consigue, no importa, su administración en la Ciudad de México demostró que puede hacer su santa voluntad, a pesar de los otros Poderes y niveles de gobierno, sin órganos autónomos y organizaciones de la sociedad civil. Si llega al poder, su forma de gobernar matará, precisamente, a esa red institucional que puede cambiar México para mejor.

Las cúpulas económicas están preocupadas y ahora extienden amables invitaciones (COPARMEX, CONCANACO y el Consejo Coordinador Empresarial) para que los candidatos puedan dialogar con ellos, definir sus “políticas económicas” y escuchar lo que la iniciativa privada tiene que decir y proponer. Por favorcito. En verdad que “sus” invitaciones tienen un solo destinatario: López Obrador, porque de los otros tres ya saben qué esperar. Pero AMLO los atenderá cuando crea necesario porque a fin de cuentas ya entendieron que la negociación es con él, como en los viejos tiempos del priismo imperial. Que con su pan se lo coman.

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter