LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


12-06-2018 ANTES DEL TERCER DEBATE

 

Seguramente la estrategia de cada uno de los candidatos ya está decidida y es difícil que haya sorpresas. Si el primer debate hizo crecer un poco a Anaya, el segundo no le redituó nada. La campaña que ha hecho tampoco parece haberlo favorecido. Así que es de suponerse que llegará a tratar de ganar el tercer debate y quitar puntos a López Obrador. Es muy posible que el candidato del Frente trate de proseguir la línea discursiva de Jorge Castañeda: el supuesto pacto Andrés Manuel-Peña Nieto y la decisión de llevar a la cárcel a este último. Con esto, tratará de ganarse a los indecisos que desconfían del Peje y detestan al PRI.

 

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) luce tranquilo y tiene una buena razón. Con menos de 20 días para los comicios todas las encuestas le dan una ventaja que oscila entre el 5 y 20 puntos. Es altamente posible que, ante su incapacidad casi patológica para explicar coherentemente alguna cosa, se dedique a burlarse de sus oponentes, especialmente de Ricardo Anaya, al que le esperan nuevas bromas y apodos.

 

Por su parte, hasta ahora no sabemos si José Antonio Meade Kuribreña es un buen candidato o fue la marca de la casa lo que lo hundió. Lo que sí se puede decir del candidato ciudadano-tricolor es que ha resultado ser un buen soldado del presidente Peña Nieto pues lo ha defendido en cada decisión que ha tomado y en cada ataque que ha recibido. La lealtad a un sexenio percibido como negativo no gana elecciones.

 

En los últimos días se ha exacerbado una tendencia que se dado a lo largo de la campaña: la lucha por el (inútil) segundo lugar. Algunas encuestas dan a Meade el segundo lugar, pero la mayoría lo sigue considerando en tercero. Esta pugna entre Meade y Anaya le ha permitido a AMLO recibir relativamente pocos ataques e incluso darse el lujo, él que ha sido el desestabilizador principal, de llamar a la concordia a sus dos oponentes. Y luego dicen que la política no tiene  sentido del humor.

 

El tercer debate será en Mérida y tendrá tres bloques temáticos: crecimiento económico, pobreza y desigualdad; educación, ciencia y tecnología; y, por último, salud, desarrollo sustentable y cambio climático. De nueva cuenta, el que parece más apto para desarrollar esto es Meade Kuribreña, pero eso no significa que lo sabrá aprovechar políticamente hablando. Para estos temas se han seleccionado un número de preguntas recibidas a través de las redes sociales. El formato debería ser el ideal para que, por fin, los candidatos expliquen sus propuestas, pero el modo en que se abordó el segundo debate demostró que se explica poco y se ataca mucho. Esta vez no será la excepción. Los que esperan un debate académico lleno de cifras y propuestas reveladoras tendrán que seguir sentados porque esto no se dará. Los debates políticos no están diseñados para esto. Los ejemplos de las elecciones de Estados Unidos y Francia muestran que tampoco fueron debates de altura.

 

En el caso de Jaime Rodríguez es la última llamada para declinar a favor de alguien. ¿Sera a favor del Peje?

 

 

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter