LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


10-05-2018 BUENOS SENTIMIENTOS CONTRA CRIMEN ORGANIZADO (II)

 

Continuando con los comentarios al decálogo de seguridad que presentó Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el evento  “Diálogo por la paz y la justicia”, efectuado en el Museo Memoria y Tolerancia, toca el turno a los últimos cuatro puntos:

 

7.- “Se coordinará a las instituciones encargadas de garantizar la seguridad pública, que ahora están totalmente desorganizados, porque por un lado actúa el ejército, por otro actúa la marina y por otro lado la policía federal, así como las policías estatales, no hay coordinación.”

 

COMENTARIO: en este punto López Obrador tiene razón en buena medida, la falta de coordinación entre las diferentes corporaciones dedicadas a la seguridad ha sido un dolor de cabeza para los presidentes Calderón y Peña. De hecho, la disolución de la secretaría de seguridad pública calderoniana y el pasar sus funciones a la secretaría de gobernación obedecía a la idea de mejorar la coordinación. Aunque en este sexenio se mejoró, aún dista mucho de ser eficiente. El problema central es que cada corporación (Ejército, Marina y Policía Federal) es un espacio de poder e influencia y ninguno de sus titulares quiere subordinarse al otro. Sólo obedecen al comandante en jefe que es el presidente de la República. La idea de AMLO de reunirse con los titulares de estos cuerpos a las seis de la mañana es buena desde el punto de vista operativo y probablemente mejoraría la coordinación. Sin embargo, como se dijo ayer, que un presidente pretenda coordinar a diario a los cuerpos policíacos y las fuerzas armadas y que desde ahí también trate de dirigir a las policías estatales y municipales (como alguna vez lo dijo) hace temer de la tentación autoritaria que sin duda posee López Obrador. Adicionalmente, mejorar la operación no necesariamente significa mejorar los resultados en el combate a la delincuencia común y organizada, ni evita el que los policías sean cooptados por los criminales. En tercer lugar, se tendría un presidente inclinado a una sola actividad, como Calderón, y si el resultado no es el esperado en un año (el plazo fijado por AMLO), entonces, ¿quién sería el culpable? Desde luego, la mafia en el poder, nunca el tabasqueño.

 

8.- “Se terminará con la corrupción y la impunidad en todo el proceso de impartición de justicia.”

 

COMENTARIO: como en los puntos 4 y 5, el voluntarismo como forma de hacer política, con un agravante esperado: la manipulación de las cifras en materia de derechos humanos, corrupción e impunidad. De nuevo el viejo chiste: “¿qué horas tiene? Respuesta: las que usted quiera, señor presidente”.

 

9.- “En el intervalo del primero de julio al primero de diciembre, convocará a una reunión con autoridades religiosas, se invitará al Papa Francisco, al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, representantes de organismos internacionales en defensa de los derechos humanos, para que con especialistas nacionales, con las víctimas, familiares de las víctimas, se elabore un plan conjunto para conseguir la paz en el país, con justicia y dignidad.”

 

COMENTARIO: este es uno de los puntos más controvertibles de las propuestas de AMLO por el contenido religioso, por un lado, y por la demagogia que implica invitar a organizaciones y personajes de alcance internacional a elaborar un “plan” que en teoría debería ser responsabilidad de un gobierno. Esto significa que no hay una idea clara de cómo lograr la paz con justicia y dignidad. La parte prorreligiosa hace injustificable que laicos e izquierdistas se sumen a una idea como esta.

 

10.- “Se fortalecerá la Comisión Nacional de Búsqueda de Desaparecidos con presupuesto suficiente y personal especializado, se aplicará la Ley de Víctimas y la Ley General de Desaparición Forzada de Personas con la participación de familiares de los afectados por la violencia.”

 

COMENTARIO: si bien es del todo correcto que se fortalezca la CNBD y se aplique la Ley de Víctimas y la Ley General de Desaparición de Personas, habría que delimitar la participación de los familiares y las ONGs.

 

Finalmente cabe señalar que la propuesta de seguridad presentada, contiene algunos aspectos interesantes y novedosos (6 y 10), otros francamente demagógicos y vacíos (1, 3, 4, 5, 7 y 8), uno más que atribuye equivocadamente el delito a la pobreza o la descomposición familiar (2) y uno que es francamente preocupante (9). La propuesta pone a AMLO como un hombre conservador, antilaico, demagogo y con ideas poco claras de cómo resolver los problemas, pero también lo perfila como un gobernante autoritario, que no cree en las instituciones y dado a los acuerdos y decisiones unipersonales.

 

Lo peor es constatar que no hay organizaciones y personajes en suficiente número que defiendan el Estado laico y las instituciones. Tal vez sí merecemos a los gobernantes que tenemos.

 

 

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter