LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


14-03-2018 EL ACUERDO PRI-LÓPEZ OBRADOR

El día de ayer, Jesús Ortega, el histórico “Chucho”, aseguró que se necesita estar ciego para no ver el “acuerdo explícito” entre Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el PRI para sacar de la contienda a Ricardo Anaya Cortés (RAC). Ortega observa un paralelismo entre 2006, cuando se intentó eliminar de la contienda a López Obrador con trucos legaloides, y el momento actual, en el que se intenta sacar a Anaya con un método similar. Asegura que en aquel año el tabasqueño fue la víctima, pero ahora es el victimario que tiene un pacto con el Ejecutivo Federal.

El Chucho mayor dice más: un gobierno de AMLO significaría un retroceso, “hacia el autoritarismo y la dictadura”[1]. La razón de este ataque es que el PRI y el Ejecutivo saben, según él, que la verdadera competencia se dará entre Anaya y López, con un PRI en tercer lugar. Para Ortega, el pacto explicito entre las fuerzas morenistas y priistas se nota porque Andrés Manuel está apoyando a Peña Nieto en su comportamiento violatorio de la Constitución. El PRI apoya al candidato de MORENA porque habría menos represalias en contra de los priistas.  

No es la primera vez que desde el Frente se habla del famoso acuerdo. El propio RAC ha sostenido esto. Sin embargo, que Ortega sostenga cosas como que AMLO significa autoritarismo y dictadura llevaría a preguntarse el por qué, entonces, apoyó su campaña en dos ocasiones para intentar ser presidente de la República. ¿Acaso antes no era autoritario y propenso a ser dictador? Sobre el “acuerdo”, habría que preguntarse: ¿por qué AMLO estaría interesado en llegar a un acuerdo con el PRI o con Peña Nieto? En realidad, no lo necesita si es que las encuestas tienen razón y les lleva a sus adversarios una gran ventaja. Ni Peña Nieto ni el PRI controlan los comicios. No pueden dar o quitar triunfos, como no lo hicieron en el pasado reciente. Por lo que se ve López puede ganar (o perder) por sí mismo.

AMLO está simplemente administrando su ventaja, ¿por qué habría de meterse para ayudar a Anaya? Nunca se ha entrometido en asuntos que no le afectan, es uno de los políticos más indiferentes hacia otros temas. Hasta donde se puede apreciar, el pleito por el segundo lugar está beneficiando al tabasqueño.

Sin embargo, hay algo de razón en las palabras de Ortega. La estrategia escogida por AMLO en esta campaña ha sido la de sumar, sin importar origen, pasado o antecedentes. Pero no solamente ha decidido esto, también parece haber escogido una ruta para después, en el escenario de que obtenga el triunfo.  No perseguirá a los políticos o empresarios que han sido sus adversarios y contrincantes ni tratará de destruir el sistema político. Al no perseguir, garantiza que los eventuales derrotados puedan dejarlo en paz; al no destruir el sistema, garantiza que podrá utilizarlo e incluso fortalecerlo. Será el regreso del presidencialismo de los años 50 o 60. Por su parte, Anaya ha declarado la guerra al PRI y a los priistas, con lo que aleja la posibilidad de utilizar eventualmente el voto útil si continúa en segundo lugar. Esta vez, como dice ABBA: The Winner Takes It All.



[1] http://www.eluniversal.com.mx/elecciones-2018/solo-un-ciego-no-ve-alianza-pri-amlo-jesus-ortega

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter