LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


12-04-2018 EL BRONCO O DE COMO LAS ELECCIONES SE HAN VUELTO UNA MASCARADA

 

La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJF) de ordenar al INE que Jaime Rodríguez Calderón (JRC), alias El Bronco, esté en las boletas, cayó mal en casi todos los actores políticos.  Sospechosamente, fue bien recibida por Armando Ríos Piter, quien se encuentra en una situación todavía peor que el de Nuevo León, pero también espera que Dios sea grande con él. A Ricardo Anaya Cortés no pareció incomodarle la candidatura del Bronco y José Antonio Meade Kuribreña de plano le dio la bienvenida. A Margarita Zavala Gómez del Campo le cayó mal y dijo que Rodríguez se convirtió en el candidato del TEPJF. Se olvida del pequeño detalle que ella también hizo las mismas trampas que el Bronco, aunque en menor escala. También se le olvida que varios empresarios que fueron beneficiados con concesiones mineras durante el sexenio de su marido, Felipe Calderón Hinojosa, aportaron algunos chequecillos para su campaña. ¿Eso no califica de conflicto de intereses o algo por el estilo? Al menos, es éticamente reprobable.

 

Por supuesto, la decisión hizo saltar de sus asientos a tirios y troyanos. Entre los tirios están periodistas, columnistas, analistas y abogados de renombre; entre los troyanos están los partidarios de Andrés Manuel López Obrador, que ven en el estilo del Bronco un peligro para su caudillo. Resulta curioso que algunos de estos periodistas, columnistas y analistas que aplaudieron a Rodríguez por sacar del gobierno de Nuevo León al PRI (y al PAN) y llevar a juicio (inútilmente) al exgobernador priista Rodrigo Medina de la Cruz son ahora los que se desgarran las vestiduras en su contra. ¿Entonces era un cruzado por la justicia y ahora es una rata tramposa? ¿Alguna de estas plumas ha intentado siquiera algo parecido a una autoevaluación de lo que escriben y opinan?

 

AMLO, El hombre que hace unas cuantas semanas desafió a que todos los independientes debían estar en la boleta, sin importar las reglas, ayer mismo acusó al TEPJF de tener otra mancha más y acusó directamente al presidente Peña Nieto de “ordenar” al susodicho tribunal incluir al Bronco en la lista de candidatos con el objeto de quitarle  votos. ¿En qué quedamos?, ¿los quiere a todos en la boleta o no?

 

La realidad parece ser que en la ley no está claro que el uso de firmas falsas, fotocopias, credenciales apócrifas sea motivo para invalidar la solicitud de un aspirante a una candidatura independiente si, como parece ser el caso, se cumplió con la marca establecida en firmas legales y estados. Máxime que para hacer esto no se usó dinero público. Un resquicio legal que el Bronco aprovechó. En todo caso, el TEPJF podía fallar en uno u otro sentido, es decir, tanto si los magistrados privilegiaban el derecho de una persona a participar o bien ponderaban los métodos sucios usados. Por supuesto, sería una ingenuidad creer que el PRI o el gobierno federal no cabildearon a favor del gobernador con licencia, pero eso no quita que cualquiera de las dos decisiones sea igualmente válida. Ni siquiera los notables abogados que han opinado han tomado la sentencia a la letra y los razonamientos de los magistrados, sino que han usado la ética y la moral para acusar al Tribunal. El problema del Bronco no es el INE o el Tribunal, su caso es asunto de la FEPADE, que guarda ominoso silencio.

 

Sin embargo, el ambiente no está para razonamientos legales, sino para condenas y descalificaciones. Es cierto que las trampas de Zavala, Rodríguez y Ríos Piter son un mal mensaje y que la decisión del TEPJF insuficientemente explicada arroja una sombra sobre el proceso, pero qué decir de un hombre que ha hecho campaña 20 años, siendo ilegales los actos anticipados de campaña; de un candidato que no ha logrado explicar sus finanzas personales y las de sus familias o de un gobierno dispuesto a usar los aparatos de justicia contra candidatos opositores.

 

Si culpan al Tribunal de tener una mancha más, mírense al espejo y descubrirán que la mayoría pertenece a la misma especie que la atigrada instancia jurídica.

 

 

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter