LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Plumas invitadas

    Plumas invitadas


03-07-2017 El cardenal Pell ¿otro fardo para Francisco?

Por Mónica Uribe

No muy bien ni muy de buenas en las Santa Sede durante la fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo, la fiesta de los obispos. Justo cuando el Papa estaba creando a cinco nuevos cardenales la tarde del miércoles 28 de junio, las autoridades judiciales australianas llamaron a declarar al cardenal George Pell, prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano desde 2014, como presunto culpable de haber abusado de varios niños entre los años sesenta y setenta del siglo pasado.

La fiscalía australiana fue muy discreta y no dio a conocer detalles del asunto, pero sí resaltó que al cardenal se le estaba dando el mismo trato que a cualquier ciudadano. Por otras fuentes se sabe que Pell fue acusado y exonerado en 2002 de haber abusado de niños cuando era seminarista. Ahora, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001).

Pell, que aseguró ser inocente durante una conferencia de prensa en Roma, debe presentarse ante el Tribunal de Magistrados de Melbourne el 18 de julio para responder a los cargos. El cardenal renunció a su cargo y recibió permiso del Papa para regresar a Australia y defenderse de las acusaciones. El portavoz del Vaticano, Greg Burke dijo que el Papa se había enterado de la noticia con sumo pesar y concedió el permiso. El “pesar” debió haber sido eufemismo porque seguramente Francisco debe estar furioso porque se sintió traicionado en la confianza que depositó en Pell. Independientemente del curso de los acontecimientos en Australia, las reformas financieras emprendidas por Pell seguirán; seguramente, el cardenal no regresará a su cargo y habrá algún nombramiento pronto.

¿Qué pasará si la justicia australiana encuentra culpable a Pell y purga una pena en prisión? Es un escenario que no se puede descartar, como tampoco, aunque siento que es remoto, que sea inocente de los cargos. ¿Qué hará el Papa? ¿Lo reducirá al estado laical y le retirará el capelo cardenalicio? Se oye fuertísimo, pero el Papa debe actuar en consecuencia si Pell es culpable. Si las autoridades civiles australianas tienen que ejercer la pena corporal, el Papa no podrá menos que retirar toda dignidad a Pell y pasar a la acción en lo referente a la pederastia. Se calcula, según el sitio BishopsAccountability.org, que hay 50 altos prelados católicos en todo el mundo acusados de delitos sexuales.

Es una oportunidad para que el Papa demuestre que sí va en serio el castigo a paidófilos y pederastas dentro de la Iglesia.

Para colmo de males, el jueves 28 se dio a conocer que la Gendarmería Vaticana había irrumpido en el apartamento del ex secretario del cardenal Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos y uno de los cardenales más progresistas, durante una fiesta gay con drogas en pleno palacio del ex Santo Oficio. El sacerdote, cuyo nombre no ha sido revelado, tenía encuentros con un narcotraficante investigado por la policía italiana. El sacerdote usaba un BMW con placas de la Santa Sede, cuyos desplazamientos suscitaron las sospechas de la policía italiana sobre transporte de drogas. Dieron el pitazo a la Gendarmería Pontificia; éstos observaron un continuo entrar y salir de personas que no daban el tipo al departamento del ex secretario de Coccopalmerio. Buscaron y encontraron. El cardenal Coccopalmerio quedó marcado con este escándalo, pues nadie en El Vaticano se cree que no supiera acerca de la conducta de su ex secretario y protegido al que llegó a recomendar para ser obispo. Se sabe que el sacerdote fue enviado a un centro de desintoxicación; el futuro del milanés Coccopalmerio se conocerá en breve, porque los acontecimientos sucedieron hace dos meses y la filtración es para ridiculizar al grupo progresista que apoya al Papa. ¿Será una muestra más del tradicional encubrimiento o habrá acción en su contra? Coccopalmerio no parece ser el culpable directo, pero sí el responsable de que una persona no apta ocupase un departamento que no le correspondía dentro de la ciudad del Vaticano y que además utilizase el espacio para consumo y tráfico de estupefacientes, entre otras cosas.

Lo que queda claro es que el Papa debe ya pasar a la acción judicial contra todos los prelados que incurren en delitos de tipo penal. No basta sólo la reducción al estado laical, sino que se requiere una acción judicial civil, dependiente de dónde fueron cometidos los actos. El Vaticano también tiene prisiones. Si las autoridades civiles italianas, australianas o de cualquier estado-nacional encuentran que un cardenal o cualquier sacerdote es culpable, debe purgar la pena y la Iglesia local o universal no debe intentar tapar el problema, y debe también ejercer las sanciones y reparaciones correspondientes al caso. Claro, también, en el caso de que los prelados o sacerdotes sean inocentes, apoyarlos para que continúen su ministerio y para limpiar su nombre. Pero nunca a costa de la Iglesia.

El consistorio era la actividad central de esta semana y tampoco estuvo fácil. Fueron creados cardenales monseñor Jean Zerbo, arzobispo de Bamako, Mali; monseñor Juan José Omella, arzobispo de Barcelona; Anders Arborelius, obispo de Estocolmo, Suecia; monseñor Luis Marie-Ling Mangkhanekhoun, vicario apostólico de Paksé, Laos; y monseñor Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador.

Si bien se logró el objetivo de la diversificación de la procedencia de los cardenales, la consecuente catolicidad de la Iglesia y, por supuesto, mantener el número de electores estable, resulta que no faltó el negro en el arroz (no es racismo). Según una investigación del diario francés Le Monde, Zerbo aparece vinculado con cuentas bancarias abiertas a nombre de la Conferencia Episcopal de Mali en el HSBC Private Bank en Ginebra, a cuyo código secreto tiene acceso desde que era el encargado de las finanzas de la Conferencia, cuenta que asciende a 12 millones de dólares. Este dato no fue considerado muy pertinente, una iglesia riquísima en un país pobrísimo y se rumoró que no iba a estar en el consistorio, pero a la mera hora Zerbo sí estuvo en el consistorio y seguramente tendrá que poner ese dinero para obras pías de la Iglesia. La homilía del Papa fue clara en advertirles a los nuevos cardenales que Cristo no los llamó a su nueva misión para que se conviertan "en príncipes de la Iglesia" sino que los convocó a servicio.

Con las cinco nuevas designaciones, el número de cardenales llega a 121 electores, uno más que el límite fijado por Pablo VI, pero en febrero de 2018, cuando el cardenal Antonio María Veglio cumpla 80 años, nuevamente, si no hay decesos, serán 120 electores. Bueno, también habría que contemplar la posibilidad de que Pell y Coccopalmiero sean eliminados del Colegio Cardenalicio, o al menos se les retire el carácter electivo. Ello implica que deberá haber un nuevo consistorio pronto …

Hoy por hoy, hay 225 cardenales; 121 menores de 80 años y el resto mayores, y ya no votan. De los electores, 49 han sido nombrados por Francisco, 53 por Benedicto XVI y ya sólo quedan 19 creados por Juan Pablo II

Tras los cuatro consistorios convocados por Francisco, la imagen del Colegio Cardenalicio ha variado, pues ahora hay menos cardenales electores europeos y de América del Norte y más de latinoamericanos, asiáticos, africanos y de Oceanía. 

En marzo de 2013, cuando Francisco fue electo, había sesenta cardenales europeos, once africanos, diez asiáticos, uno sólo de Oceanía; veinte de América del Norte y trece latinoamericanos. 

Ahora, Europa tiene 53 cardenales; África y Asia, quince cada uno; Oceanía, cuatro, pero igual en breve tres, porque quién sabe cuál vaya a ser el futuro del cardenal Pell; América del Norte, es decir Canadá, Estados Unidos y México, diecisiete, y Latinoamérica otros diecisiete. 

Italia sigue siendo mayoría con 24 cardenales electores; Estados Unidos tiene diez, Francia, cinco; y Brasil, México, España, Polonia e India, con cuatro cada uno, es decir, que estos países pueden definir una elección papal. 

A ver qué pasa en la Santa Sede, porque las cosas no están muy halagüeñas por el momento.

Nota al calce. El papa Francisco designó hoy a Leopoldo González González, hasta ahora obispo de Tapachula, como nuevo arzobispo de Acapulco.

Descargas



send send

Comentarios

Inicio



Blog

Plumas invitadas

Plumas invitadas

En este espacio aparecerán artículos firmados por colaboradores ajenos al GRR quienes aportan su conocimiento y sus letras para enriquecer la información de este portal



Videos


IMER-TV-maruannn.png



Facebook



Twitter