LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


14-02-2018 GUÍA PRÁCTICA DE POR QUIÉN VOTAR

En primer lugar, hay que decir una cosa espantosa: no hay príncipe/princesa azul en forma de candidato/a. Cualquier persona vista de cerca tiene defectos, los candidatos muchos más. Muchas personas (y periodistas) parecen buscar un/a candidato/a inteligente, culto (de preferencia que se sepa los títulos de tres libros), eficiente, chambeador, honesto, transparente y un largo etcétera. Bien, de esos, con tantos atributos, no hay. Los candidatos podrían decir, como el título de la película de Jorge Michel Grau: somos lo que hay. Esto quiere decir que son demagogos, poco claros, peleoneros, etc.

A partir de esto, muchas personas concluyen que todos/as son iguales. En algunos casos, estas personas no votarán; otras, en realidad están escondiendo un voto vergonzante porque votar por el PRI o MORENA, por ejemplo, puede a uno/a avergonzarlo/a con la familia y los amigos. Pero no todos son iguales, aunque se parezcan. Van algunas reglas básicas para que, a partir del gusto de cada uno, se pueda tener una guía, un norte, de por quién votar:

1.- No hay opciones socialistas, así que si usted es un progre comunista tenga en cuenta que todos los socialismos han fracasado. Infórmese: el maldito capitalismo triunfó y sí, otro mundo es posible, pero nadie sabe viene a bien cómo llegar a él. Lo que hay son candidatos de derecha.

2.- Partiendo de la premisa anterior, quién ofrezca algo así como el paraíso igualitario, el pleno empleo, justicia social o acabar mágicamente con alguna lacra, está mintiendo y puede dar paso a un gobierno unipersonal autoritario.

3.- La política no se hace con base en verdades absolutas, sino con ofrecimientos, propuestas y promesas. De alguna manera, todos/as los candidatos/as mienten, no necesariamente con mala intención (¿o sí?), porque una cosa es medirle al gua a los camotes en teoría y otra muy distinta medirla en la realidad. Además, la política no es al arte de solucionar todo, sino de saber cómo enfrentar los imponderables.

4.- ¿Cuáles son los valores que debemos tener en cuenta en una votación? Van algunos: conservar y mejorar las instituciones (INE, SCJN, INAI, etc.), han costado mucho, no funcionan del todo bien, pero reconozcamos que es más fácil mejorarlas que destruirlas y a ver qué sale.

5.- Otro valor: la libertad de prensa. Sí, la prensa es tramposa, convenenciera y medio venenosa, pero es útil. En ningún país del mundo existe una libertad de prensa absoluta, pero, de nuevo, es lo que hay. Y es mejor tenerla que no tenerla. Esa libertad está amenazada por el crimen organizado, el dinero y la clase política. Con las dos primeras cosas no hay mucho qué hacer, pero en el caso de los políticos sí hay algo que se puede hacer. Cuidado con los políticos a los que no les importa la prensa y que la mandan al diablo diciendo que son fake news (como Trump).

6.- En cada sexenio se dan una serie de cambios legales y programáticos, es importante distinguir que cambios han sido positivos y cuáles no. Así, hay que preguntarse: ¿qué reformas legales vale la pena conservar y ahondar y cuáles no? Quien diga que va a tirar a la basura una reforma que vale la pena o hacer una consulta con tal o cual derecho hay que sacarle la vuelta. Ningún derecho se consulta.

7.- Es indispensable seguir con los acuerdos internacionales tipo tratados, convenios comerciales, etc. Quien diga que como México no hay dos (afortunadamente) y asegure que nuestro país puede producir el petróleo y la gasolina que necesitemos, las verduras y frutas, el maíz y el frijol, está mintiendo y trata de llevarnos a una vía de aislamiento, imposible de mantener hoy en día.

8.- Necesitamos un presidente que tema a la prensa, a las manifestaciones, que esté atento a los señalamientos de las organizaciones de derechos humanos, nacionales e internacionales. Un mandatario que no descalifique las críticas. 9.- El pasado importa, al igual que el prestigio y el partido. Un político sólo tiene su prestigio, si esto se pierde todo lo demás es basura. Un pasado poco claro, lleno de acusaciones y sospechas debe tomarse en cuenta. El partido también; ni modo, priistas, su partido es el más corrupto y tramposo si se tiene en cuenta su historia, pero hay que extender un gran reconocimiento a partidos más nuevos en el poder que, en poco tiempo, han demostrado más mañas que los tricolores. Esto también debe contar.

Si después de todo esto gana alguien que manda al diablo a las instituciones, descalifica las protestas, dice que acabará con todas las lacras y tiene un talante autoritario, bien merecido lo tendremos. Somos hijos de nuestros errores.

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter