LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Plumas invitadas

    Plumas invitadas


12-10-2017 Las corruptelas

por Mónica Uribe

 

La entrega pasada lo dediqué a cuestionar la secesión catalana, cuáles son sus orígenes y hacia dónde va el proceso, ya que se efectuará plebiscito, ilegal para el gobierno de Madrid, el próximo domingo 1 de octubre. Pero ante la situación de la CDMX después del sismo del 19 de septiembre, creo que tiene más sentido atender la oscuridad de la casa.

Lo que más me asombra de las consecuencias del temblor es que la corrupción está detrás de la gran mayoría de los colapsos, derrumbes y afectaciones de los más de 3 mil 800 edificios que resultaron dañados, según los datos oficiales disponibles.  Resulta patético que por la codicia de los desarrolladores  - y hay que decir que también un poco de quienes venden sus solares en zonas de alta demanda inmobiliaria -, la corrupción de las inmobiliaria y de las autoridades que conceden los permisos de construcción y que verifican el cumplimiento de las normas de construcción y seguridad, miles de familias se quedaron sin su patrimonio y muchas personas perdieron la vida. Más que patético es criminal y ha sido una práctica solapada de algún modo por la sociedad misma, al demandar inmuebles en zonas que ya no pueden aguantar más población, en la lógica del acceso de bienes y servicios, en el mejor de los casos.

Están también las formas en que la autoridad orienta al desarrollo inmobiliario de la ciudad. López Obrador apostó a la repoblación del centro histórico y del casco antiguo, con el famoso Bando 2. Marcelo Ebrard estimuló el desarrollo de la zona poniente  - lo mismo que su mentor Manuel Camacho -  con la Norma 26, permitiendo la construcción de vivienda social en todas las delegaciones; mientras que Miguel Ángel Mancera se decantó en favor de la gentrificación de zonas y barrios más tradicionales: la Escandón, la Santa María, la San Rafael, son ejemplos de ello, con la idea de crear ciudades dentro de la ciudad misma.

Miles de solares en la ciudad eran terrenos unifamiliares en los cuales se han construido edificios de departamentos que implican que un mismo predio en lugar de albergar siete personas, soporte a setenta, los que consumen diez veces más agua, generan diez veces más basura y así sucesivamente. Mi colonia, la del Valle, es un ejemplo clásico de especulación inmobiliaria. Pero también la Nápoles, la Narvarte, la General Anaya y la Álamos en la Benito Juárez. Cada día hay menos casas y más edificios. En la del Valle se han derribado hermosísimas casas art decó, sin el menor miramiento, para construir departamentos. Es un aspecto que la especulación no toma en cuenta: la destrucción de la historia arquitectónica de la ciudad. 

Todo esto pasa por un factor que tampoco se toma mucho en cuenta: el envejecimiento de la población en zonas urbanas, algunas de alta plusvalía, como la del Valle, Polanco y las Lomas de Chapultepec, con predios lo suficientemente grandes que permiten la construcción de edificios de departamentos. Generalmente, las personas mayores ya no pueden ocuparse de casas grandes y prefieren mudarse a espacios más pequeños porque ya no hay hijos que se queden en la casa familiar para cuidar a los padres. En ese caso, la opción sensata es vender. Alternativamente, las personas mayores se ven forzadas a vender porque carecen de una seguridad económica para su jubilación o porque sencillamente, ya su edad no les permite atender debidamente la propiedad. La clásica disyuntiva entre mantequilla o cañones. Está también la posibilidad de que sean casas y/o terrenos que los herederos necesiten vender para repartirse “justa y equitativamente” una herencia. Además, la demanda de terrenos en las mencionadas colonias y otras donde el boom inmobiliario es más marcado, estimula la corrupción de las autoridades para la concesión de permisos de construcción, los cuales obvian muchas veces la seguridad no sólo de la obra en cuestión, sino de las propiedades aledañas. 

Un caso que me toca de cerca está en Estorninos 94, Lomas de las Águilas en la delegación Álvaro Obregón, una calle antes de que empiece la barranca de Tarango. Justo en ese predio se construye un edificio que se recargó sobre una casa, Estorninos 90, a la que dejó inhabitable desde antes del temblor del 19 de septiembre y ha causado daño estructural a la casa que colinda del otro lado del edificio, propiedad de una querida amiga. Desde luego, se han acercado a la delegación Álvaro Obregón para que ponga orden a la constructora  - Constructora e Inmobiliaria Marlue, S.A. De C.V. -, que ha violado el uso de suelo en una zona de alta peligrosidad por la gran cantidad de minas. Esta obra de Estorninos 94 inició en 2014 y el permiso de construcción estuvo vigente hasta enero de 2016, lapso en el cual los vecinos han protestado infructuosamente. Incluso tras el 19S, Protección Civil suspendió la obra y dio la orden de evacuar, pero aún siguen trabajando en el edificio, lo significa que alguien está protegiendo a la desarrolladora responsable del proyecto de Estorninos 94. Los vecinos han acusado a Mario Alberto Juárez Corona, Director General Jurídico, encargado de autorizar los permisos de construcción, a Jerónimo Díaz Sánchez, Verificador de Obras, encargados de autorizar y verificar las obras en Álvaro Obregón y, por supuesto a la delegada en Álvaro Obregón, María Antonieta Hidalgo Torres, de estar en connivencia con la Constructora e Inmobiliaria Marlue, S.A. de C.V.  y lo más seguro es que tengan razón, porque no es normal que, pese a las instrucciones de Protección Civil, nuevamente haya trabajadores en Estorninos 94, reparando grietas. Lo que evidentemente no podrán reparar son los pedazos de jardín caídos a la barranca el pasado 19 de septiembre de ambos predios Estorninos 90 y 94 …

Otro caso, esta vez en Lomas Altas, delegación Miguel Hidalgo. Desde hace años, los vecinos se han organizado para impedir la construcción de una torre de departamentos en la barranca de Dolores, que hace parte de la zona ecológica del Bosque de Chapultepec. Lograron detener las obras en 2013. Pero en cuanto llegó Xóchitl Gálvez a la jefatura delegacional en 2015, comenzó de nuevo la intentona del arquitecto responsable, Carlos Herrera y los constructores Gorshtein Fasja Arquitectos. Se trata de un predio que está marcado con el número 98 de la Privada de los Príncipes, calle que existe desde 1935 y hoy corresponde al número 2570 de Avenida Paseo de la Reforma. Independientemente del daño ecológico que se provoca a la barranca de Dolores, Privada de los Príncipes es una calle de 4.5 metros ancho, no soporta el peso del paso de los materiales y esto ya ha provocado daños en las casas aledañas al predio 98, especialmente al número 90, propiedad de otra queridísima amiga.

Por lo demás, el mencionado predio 98 originalmente constaba de mil metros cuadrados y después aparecieron tres mil metros más que corresponden a la barranca, según consta en el contrato de compraventa que suscribió la heredera del predio, María Teresa Yturbe con Gorshtein Fasja Arquitectos, por un monto de 25 millones de dólares. Durante el primer intento de construcción de 25 departamentos, utilizando espacios de la barranca, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) descubrió, por la denuncia oportuna de vecinos de Constituyentes, que la zona era hábitat de especies de aves en peligro de extinción. Gracias a ello se paró la obra. Ahora el proyecto es una torre de cinco departamentos de mil metros cada uno, pero igualmente, se pone en riesgo no sólo el suministro de los servicios agua potable y drenaje, sino el equilibrio de uno de los pulmones del Bosque de Chapultepec. Lo más grave es que, pese a la contingencia por el sismo, las obras continúan.

En ambos casos se ve corrupción de ida y vuelta. De las autoridades que autorizan licencias de construcción y obvian los requisitos en materia de seguridad y protección civil. También se ve la corrupción y avaricia de los desarrolladores e inmobiliarias que no dudan en corromper a las autoridades con tal de ganar dinero. Nuevamente, se requiere de la autocrítica social para zanjar estos asuntos en los cuales la codicia es el criterio que prevalece frente al riesgo en la seguridad de las personas y del medio ambiente.

Descargas



send send

Comentarios

Inicio



Blog

Plumas invitadas

Plumas invitadas

En este espacio aparecerán artículos firmados por colaboradores ajenos al GRR quienes aportan su conocimiento y sus letras para enriquecer la información de este portal



Videos


IMER_TV_PEREZGROVAS.png

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter