LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


06-06-2018 LAS CRISIS DERIVADAS DEL TRIUNFO DE LÓPEZ OBRADOR (3)

 

Siguiendo con el ciclo de las crisis que vendrán luego del triunfo casi seguro de López Obrador, toca el turno a la crisis de una relación. En los dos días pasados se abordó la crisis de los partidos y de las instituciones electorales, pero también las relaciones entrarán en crisis, al menos una de ellas: la del gran capital mexicano con el poder político. Probablemente desde 1982, el gran poder económico dejó de tener encontronazos con el poder político, fuera priista o panista. Las industrias privadas mexicanas más importantes llegaron a establecer una relación especial y firme. Se podría decir que han tenido derecho de picaporte con personajes del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Este acceso ha labrado muchos negocios oscuros y muchas injusticias. La principal y más evidente es la creciente desigualdad socioeconómica.

 

Hay muchas fuentes que documentan esto. OXFAM México presentó un estudio denominado “Desigualdad Extrema en México. Concentración del Poder Económico y Político”, en él señala que el país “está inmerso en un ciclo vicioso de desigualdad, falta de crecimiento económico y pobreza…” Hay varios señalamientos graves en el informe: México es uno de los dos países de la OCDE con mayores niveles de desigualdad. Un dato es revelador: el 1% de la población posee el 43% de toda la riqueza en México.

 

Por supuesto, estas son estadísticas, pero detrás de estos números están las familias con un gran poder económico. Pero hay más, muchas de estas familias están fusionadas con el poder político. No es extraño que capitanes de empresa aparezcan luego como diputados, senadores u ocupando puestos relevantes en la vida pública. No sólo eso, en los últimos años han canalizado recursos a organizaciones civiles que se encargan de vigilar la actuación de los gobiernos y evidenciar los posibles casos de corrupción y abuso. Esto ha colocado a los gobiernos, sobre todo los del PRI, en la posición de ser “más receptivos” a los deseos de esta gran iniciativa privada.

 

Bien, pues esta relación “especial” con el poder político de parte de los representantes del poder económico ha llegado a su fin. AMLO desdeña los señalamientos de estas “organizaciones civiles”, a las que considera “fifí”, y ataca de frente a varios de los representantes de esta gran iniciativa privada a los que acusa de ser parte de la “mafia en el poder”, beneficiarios del influyentismo, entre otras cosas. Lo peor para estos grupos de notables es que sus señalamientos contra el candidato de MORENA no tienen efecto. Esto es, sin duda, un cambio en el juego que influencias, presiones y amenazas que han venido jugando. Hoy, el nombre del juego es otro. Un juego que desconocen.

 

Por esta razón, a pesar de haber recibido tantos insultos, estos altos empresarios parecen haber abandonado del todo a Meade y a Anaya. Por ejemplo, la reunión destacada en la prensa con el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios fue la del tabasqueño. La vieja relación de picaporte está muerta. Ahora, cuando AMLO hable, ellos tendrán que escuchar o atenerse a las consecuencias. El cambio no sería del todo malo si no augurara un estilo autoritario. A veces los regalos vienen envenenados.

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter