LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


30-04-2018 LAS EXPROPIACIONES Y EL CERRO DE LAS CAMPANAS

 

En un video que circula en redes sociales, se escucha decir a Paco Ignacio Taibo II que, en caso de que un grupo notable de poderosos hombres de negocios quieran presionar a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya  convertido en presidente, lo que se debe hacer es expropiar a sus empresas al tiempo que una multitud de dos o tres millones de personas tomen las calles para apoyar al mandatario. En otro video, el mismo escritor asegura que los que fraguaron la reforma energética deben terminar en el Cerro de las Campanas por traidores. Esto es, que deben ser fusilados ahí donde Maximiliano fue ejecutado en el siglo XIX.

 

Se sabe que Taibo es un leal partidario de AMLO. Quienes conocen al escritor saben que es un radical al que le gusta dividir el mundo entre “ellos” y “nosotros”. Ellos, por supuesto, son los enemigos del pueblo, del cambio, de AMLO. Ellos son los conservadores, los reaccionarios y sus cómplices. Los malos. Pero también se sabe que es un intelectual sólido, una persona seria, pero que gusta de ese tipo de excesos verbales.

 

Sin embargo, la mayoría de las personas no lo conoce, sólo sabe que es un morenista radical y un intelectual con cierta influencia. ¿Qué tanto sus dichos pueden meter en un lío a la campaña de López Obrador? Es difícil saberlo, pero el momento no ayuda a que las declaraciones de Taibo pasen inadvertidas. Las diferencias entre el tabasqueño y los hombres y mujeres del gran capital están a la orden del día. Slim, quien es mencionado directamente por Taibo, y otros han manifestado su molestia por el asunto del nuevo aeropuerto, entre otros temas.

 

Para tratar de minimizar el posible problema causado por Taibo, Marcelo Ebrard ha salido a declarar que AMLO no expropiará a nadie por tener diferencias con el posible presidente morenista. No obstante, hay que tener en cuenta que no es la primera vez que PIT-II tiene problemas con un integrante del primer equipo de López Obrador. Hace semanas, un diferendo entre el escritor y Alfonso Romo tuvo que ser aclarado por varios cercanos a AMLO, entre ellos Tatiana Clouthier.

 

En realidad, nadie sabe de qué es capaz AMLO, probablemente ni él mismo. El candidato de MORENA es un populista, eso está fuera de discusión. Pero se ignora si es un populista como solían serlo los presidentes priistas de los años 60 y 70 o bien, si es capaz de llegar a los niveles de Chávez y Maduro. Desde luego, puede ser un populista como lo fue Carlos Salinas de Gortari, su némesis, que repartió dinero y organizó a miles de personas alrededor del programa Solidaridad. El perfil de López Obrador indica que irá más allá. Parece mucho más intolerante que Salinas, más en el sentido de Echeverría o López Portillo. Si todo sale como desea y es electo presidente con la mayoría en el Congreso tendrá, como esos dos priistas, la posibilidad de acotar a sus adversarios; más allá de esto, cabe preguntarse si cuando le vaya mal escuchará las voces que, como PIT-II, le sugieren retroceder en el tiempo, específicamente al tiempo de Benito Juárez, y decida fusilar a los que considere los nuevos Maximilianos, Miramones y Mejías.

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter