LIBROS-BULLYING-VP-2222.png
GRR logo

México D.F. Miércoles 19 de Septiembre de 2018 | 23:05


  • Editorial

    Editorial


13-09-2018 PARTIDOS QUE SE VAN, PARTIDOS QUE DEBÍAN IRSE

A nivel mundial los partidos pasan por una crisis de confianza. Esta situación se deriva de varios factores, pero sobre todo del hecho de que al llegar al poder su actuar se vuelve indistinguible del de sus adversarios. Se ha dicho con razón que este ambiente le ha abierto la puerta a todo tipo de candidatos que postulan una propuesta de ruptura sistémica.  La llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos y de Macron al ejecutivo francés es una muestra de esto.

En México, el comportamiento de los partidos también deja mucho que desear. Dos de estas organizaciones, el Partido Encuentro Social (PES) y el Partido Nueva Alianza (PANAL), han sido declarados en proceso de liquidación por el INE. Su desaparición no entraña ninguna pérdida real para la pluralidad política. El primero presumía de ser un partido de valores familiares y de contar con el apoyo de legiones de creyentes; si así hubiera sido, no habría perdido el registro. El segundo ni siquiera eso; fue creado por la célebre Elba Esther Gordillo como un vehículo para sus aspiraciones personales cuando fue expulsada del PRI. Nunca representó al magisterio. Gordillo perdió el control del partido cuando fue a dar a la cárcel, así que ahora seguramente no le importa el fin del que fuera su creación. Hace unos meses, el Partido del Trabajo (PT) estaba prácticamente en los mismos zapatos que estos dos, pero una maniobra priista le devolvió la vida. Nadie sabe para quién trabaja.

Sin embargo, hay casos como el del Partido Verde (PV) que mereciendo desaparecer, han logrado no sólo sobrevivir sino prosperar en beneficio de sus líderes. Si bien todos los partidos han hecho cosas reprochables, hay que señalar la gran capacidad del verde para hacer muchas de estas cosas en poco tiempo: en menos de un mes le dio una patada a su viejo aliado, el PRI, y se juntó con MORENA; le transfirió diputados al grupo de este último para que lograra la mayoría, acuerdo en el que estuvo conforme la organización que había jurado no tener estas prácticas. La nueva hazaña del PV es el caso de las llamadas “juanitas” chiapanecas (algunos las llaman “manuelitas” por ya saben quien). Se trata de 51 mujeres que renunciaron a sus cargos para cederlos a hombres. En este acto, al que no es ajeno López Obrador, no solamente participó el PV, también el PANAL, el PRI y dos partidos locales. El INE ha tomado en sus manos este caso y es de esperarse que les dé una sanción fuerte a estas organizaciones. No obstante el castigo, el Verde seguirá gozando de su registro.

De los otros partidos no mencionados aquí se pueden decir muchas cosas que han alejado a la ciudadanía de ellos en el peor momento para la democracia. Un servicio que podrían hacer en favor de la ciudadanía es “adecentar el local”, como dijo Serrat, a fin de que un líder mesiánico sea acotado como corresponde. Sería bueno antes de que acaben de correr la suerte del PES.

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter