LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


13-04-2018 QUINCE DÍAS

 

En los primeros quince días de campañas la única novedad relevante es la inclusión de Jaime Rodríguez Calderón (JRC), El Bronco, en las boletas. Lo demás parece seguir igual, según, claro, las encuestas, pero ¿qué tan  confiables son estas mediciones? En realidad nadie lo sabe. Por ejemplo, “Massive Caller”, la empresa que difunde más encuestas señala en su nota metodológica que las elabora con base en mil llamadas. Vale preguntar: ¿cuántas llamadas hace para lograr las mil que requiere para elaborar sus encuestas? Lo más importante, todas las personas que rechazan la llamada: ¿por quién votan? Según algunos expertos, los indecisos pueden sumar porcentajes que van del 17% al 40%, es decir, una enorme masa que no se sabe qué decidirá.

 

En este camino, con todas las dudas que puede haber en las mediciones, los análisis se reducen a tomar en cuenta las encuestas y la percepción que estas producen. Pero, con estos elementos, hay que señalar que se está dando un fenómeno de retroalimentación: las encuestas dicen que López Obrador lleva mucha o regular ventaja, los medios difunden esta idea y todos, actores políticos y analistas, parten de esa idea. Lo más probable es que, en efecto, AMLO lleva una ventaja sobre Anaya y este sobre Meade. Margarita Zavala está en último lugar y el Bronco es un enigma por el momento. Pero es posible que las diferencias no sean tan acusadas, o bien que sean mayores a lo que señalan las mediciones.  ¿Alguien se extrañaría si López supera el 50% de los votos y la mayoría en el Congreso? Seguramente, se extrañarían mucho menos que si pierde la elección.

 

El efecto de estas encuestas y de esta percepción ha sido tomado de muy distinta manera por los adversarios de López Obrador. Entre los priistas hay una sensación generalizada de desánimo, producto de dos ideas: José Antonio Meade no era el candidato adecuado, pero lo escogió el presidente, y Peña Nieto lo ha hecho bastante mal. Si buena parte de los priistas están convencidos de que sus camellos están defectuosos, ¿cómo esperan venderlos adecuadamente?

 

En el caso de los panistas la actitud parece muy distinta. Los anima el segundo lugar que dicen las encuestas y la percepción reinante. Cada determinado tiempo han cantado que se han acortado las distancias entre Anaya y el candidato puntero. Sea cierto o no, parece funcionarles en cierto sentido. Al menos, de acuerdo a esas mismas mediciones desconfiables, su voto a nivel estatal y del Congreso no parece haberse desplomado. El equipo del panista supone que esa ventaja se puede eliminar en los debates o con alguna tontería como las que acostumbra  López Obrador cuando se siente muy seguro de su triunfo. Tal vez no les falte razón a los azules y amarillos.

 

En el caso de Margarita Zavala no parece haber muchas esperanzas. Está haciendo una campaña a la defensiva, tratando de hacerse pasar por una ciudadana de a pie, que no es, ostentando su honestidad y su experiencia en el tema de seguridad (¿?), pero sin asomo de mucho más. El Bronco ha confesado que no ganará, pero que le hará sombra al puntero. Incluso si lo logra, no es seguro que lo debilite lo suficiente o que su éxito sea transferible  a, por ejemplo, Meade.

 

Quince días y todo sereno.

 

 

 

Descargas



send send

Comentarios

Inicio



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter