LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial


14-05-2018 REFORMA EDUCATIVA: ALGUIEN MIENTE

 

En general, los candidatos suelen amoldar su discurso según el público al que se dirigen. A veces, son pequeños cambios; otros son virajes en sus posiciones. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha resultado un maestro en este juego. Ahora nadie sabe a ciencia cierta si el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se cancela o no, se concesiona o quién sabe. Ni los cercanos al candidato parecen saberlo.

 

En el caso de la reforma educativa, López Obrador ha sido enfático en señalar que la cancelará. Lo ha dicho en varios escenarios por lo cual no parece haber duda en este punto. Precisamente por ello, llamó la atención que la organización civil Mexicanos Primero afirmara hace unos días que en la contestación a su cuestionario, AMLO no hablara de cancelar o revertir la reforma educativa.[1]  Según afirmó David Calderón, presidente ejecutivo de esa organización: “No hay una sola palabra que diga cancelar o revertir la Reforma Educativa en respuestas de AMLO a ‘10 por la educación’ (...) De hecho, su primer plan de gobierno es crear un equipo de transición que se aboque al nuevo modelo”. Inclusive, el directivo reconoció las horas empleadas en la respuesta al cuestionario.

 

A todo esto, ¿miente Mexicanos Primero? Es muy probable que no. Pudiera ser que el cuestionario se contestó sin el conocimiento del candidato (poco probable), o bien se amoldó el discurso a lo que quería escuchar la organización de marras. Hay una tercera explicación, puede sonar perversa, pero los tiempos electorales están así: su respuesta al cuestionario fue parte de la ambigüedad con la que el tabasqueño ha jugado en algunos temas a lo largo de la campaña.

 

De cualquier manera, de gira por Oaxaca y ante maestros de la CNTE, AMLO presentó un compromiso de diez puntos en el que asegura que echará para abajo la reforma educativa. En el resto de su decálogo no hay nada nuevo, es una combinación de propuestas demagógicas[2], con otras necesarias[3] y algunas más difíciles de realizar[4]. Pero hay otras que significan un paso atrás. Por ejemplo, aquella que reza así: “…detener las afectaciones laborales y administrativas de las que ha sido objeto el magisterio nacional.” ¿Cuál es el alcance de esto?, ¿reinstalar a los miles de aviadores que fueron echados?, ¿regresar al magisterio el control de los recursos, tal y como los tenían en Oaxaca? O esta otra: “Elaborar un plan educativo que mejore la calidad de la enseñanza donde participen maestros, padres de familia y expertos.” Si los padres de familia (¿por qué no madres de familia?) y los expertos deciden, por ejemplo, que hay que enseñar religión en las escuelas públicas, ¿se admitirá? Esta interrogante no sería necesaria si AMLO fuera de izquierda, pero hay dos elementos que contribuyen a creer que ese peligro es posible: la influencia que parece tener el PES y la continua referencia del propio candidato a resolver problemas con criterios morales.

 

Los otros candidatos, también conservadores, no parecen estar preocupados por el tema del laicismo. Mala cosa para los laicos.

 

 

 

 

 



[1] http://www.elfinanciero.com.mx/elecciones-2018/cancelar-o-revertir-reforma-educativa-palabras-ausentes-en-respuesta-de-amlo-mexicanos-primero

[2] “Vamos a fortalecer la educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles escolares”. Bajo la premisa de que la educación no es un privilegio, es un derecho del pueblo.” De la página oficial de AMLO.

[3] “Habrá alimentación en todas las escuelas de educación básica de las zonas pobres y marginadas del país.”

[4] “Todos los estudiantes de preparatoria o de nivel medio superior tendrán una beca mensual para evitar la deserción escolar.”

 

Descargas



send send

Comentarios



Blog

Editorial

Editorial

Editorial


LIBRO BULLYING.jpg


Videos


bullying.jpeg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter