LIBROS-BULLYING-VP-2222.png

  • Editorial

    Editorial

  • 22-08-2017EL TLC ENTRE TRUMP Y LAS PERCEPCIONES

    EL TLC ENTRE TRUMP Y LAS PERCEPCIONESLa percepción inicial de la primera ronda de negociaciones entre los tres países que conforman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sigue siendo negativa o al menos cauta. Se destaca que no se llegó a ningún acuerdo, pero hay elementos que permiten ver al futuro con cierto optimismo. En primer lugar, el acuerdo trinacional para acelerar la renegociación del Tratado que, en sí mismo, muestra el interés de los socios comerciales. El hecho de que al concluir la ronda los mercados accionarios y cambiarios  hayan estado tranquilos es otra señal de que la cosa no estuvo tan mal.

    Por lo demás, el hecho de que no se llegara a nada en este round era de muchas maneras natural, dados los planteamientos que se han vertido sobre la visión que se tiene desde el gobierno de los Estados Unidos sobre el TLC.

    El problema no está en la mesa de negociaciones ni en las debilidades o fortalezas del presidente Enrique Peña Nieto, como se ha llegado a insinuar. Tiene razón el columnista de El Financiero, Enrique Quintana, cuando destaca  que el verdadero riesgo para el Tratado es Donald Trump. Cuando le convenga golpear la TLC o, incluso, alentar o detener el proceso de negociación, lo hará.

    En estos días, deseoso de acabar con el golpeteo mediático en su contra por el asunto de Virginia y sus posturas racistas, Trump ha propuesto redefinir la política de su gobierno hacia Afganistán y de paso ha amenazado a Pakistán, que es formalmente su aliado. También, se trasladará a la frontera con México para que la Patrulla Fronteriza le explique las necesidades que tiene para enfrentar a los migrantes.

    Sin duda, es capaz de escalar el conflicto en Asia o subir de tono el asunto fronterizo con tal de que se olviden sus errores de días pasados, mismos que lo tienen sumido en la peor crisis de sus siete meses de gobierno(es un decir). Si es capaz de hacer esto, ¿por qué no dificultar las negociaciones del TLC si con esto hace que se olviden otras metidas de pata?

    A los negociadores mexicanos y al propio gobierno federal les esperan meses de montaña rusa. Necesitan al menos tener una buena comunicación social a medida que avancen las negociaciones. En esta primera ronda no la tuvieron. Buena parte de la prensa se quedó con la idea que la senadora Padierna proporcionó sobre lo mal que iban las negociaciones. El TLC se tambalea, ocho columnas de Excélsior, definió buena parte de la percepción. Tuvo que salir a declarar (o aclarar) el secretario Guajardo que el TLC no se tambaleaba. Convengamos que es más fácil tomar la iniciativa que estar perpetuamente a la defensiva.

     

    EL TLC ENTRE TRUMP Y LAS PERCEPCIONESLa percepción inicial de la primera ronda de negociaciones entre los tres países que conforman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sigue siendo negativa o al menos cauta. Se destaca que no se llegó a ningún acuerdo, pero hay elementos que permiten ver al futuro con cierto optimismo. En primer lugar, el acuerdo trinacional para acelerar la renegociación del Tratado que, en sí mismo, muestra el interés de los socios comerciales. El hecho de que al concluir la ronda los mercados accionarios y cambiarios  hayan estado tranquilos es otra señal de que la cosa no estuvo tan mal.

    Por lo demás, el hecho de que no se llegara a nada en este round era de muchas maneras natural, dados los planteamientos que se han vertido sobre la visión que se tiene desde el gobierno de los Estados Unidos sobre el TLC.

    El problema no está en la mesa de negociaciones ni en las debilidades o fortalezas del presidente Enrique Peña Nieto, como se ha llegado a insinuar. Tiene razón el columnista de El Financiero, Enrique Quintana, cuando destaca  que el verdadero riesgo para el Tratado es Donald Trump. Cuando le convenga golpear la TLC o, incluso, alentar o detener el proceso de negociación, lo hará.

    En estos días, deseoso de acabar con el golpeteo mediático en su contra por el asunto de Virginia y sus posturas racistas, Trump ha propuesto redefinir la política de su gobierno hacia Afganistán y de paso ha amenazado a Pakistán, que es formalmente su aliado. También, se trasladará a la frontera con México para que la Patrulla Fronteriza le explique las necesidades que tiene para enfrentar a los migrantes.

    Sin duda, es capaz de escalar el conflicto en Asia o subir de tono el asunto fronterizo con tal de que se olviden sus errores de días pasados, mismos que lo tienen sumido en la peor crisis de sus siete meses de gobierno(es un decir). Si es capaz de hacer esto, ¿por qué no dificultar las negociaciones del TLC si con esto hace que se olviden otras metidas de pata?

    A los negociadores mexicanos y al propio gobierno federal les esperan meses de montaña rusa. Necesitan al menos tener una buena comunicación social a medida que avancen las negociaciones. En esta primera ronda no la tuvieron. Buena parte de la prensa se quedó con la idea que la senadora Padierna proporcionó sobre lo mal que iban las negociaciones. El TLC se tambalea, ocho columnas de Excélsior, definió buena parte de la percepción. Tuvo que salir a declarar (o aclarar) el secretario Guajardo que el TLC no se tambaleaba. Convengamos que es más fácil tomar la iniciativa que estar perpetuamente a la defensiva.

     

    -->
    Leer más
  • 21-08-2017JAQUE MATE AL PRD (TRAGEDIA INACABABLE)

    JAQUE MATE AL PRD (TRAGEDIA INACABABLE)…El PRD parece caminar a un destino inevitable: aliarse con MORENA o prepararse para la morir de inanición. En términos de la tragedia clásica, ambos destinos significan la muerte. En este escenario, la última novedad es la posible salida de René Bejarano y Dolores Padierna, quienes claramente sólo estaban esperando las señales para integrarse con su antiguo jefe. Un jefe que tal vez no dejó de serlo nunca. Al parecer, a medida que la estrella de Martí Batres se apaga y el tiempo hace olvidar el trabajo sucio que esta pareja hizo (¿sigue haciendo?) para López Obrador las trabas para incorporarse a MORENA  se disuelven. Cabe preguntarse: ¿de la mano de quien se sumarán a ese proyecto? Si dentro de unas semanas se incorporan a la campaña de Claudia Sheimbaun no habrá sorpresas. Simplemente será la confirmación de que la vieja maquinaria de López está de regreso con todo y todo. También cabe la posibilidad de que la pareja Bejarano-Padierna se adicione a la campaña de Ricardo Monreal. De muchas maneras estos tres políticos son más compatibles entre sí.

    Desde luego,  hay otro escenario: que los dirigentes de IDN sólo estén presionando a su todavía partido para obligarlo a abandonar la idea de avanzar en una posible alianza con el PAN y empujarlo en la dirección de los brazos (o los pies) de López Obrador. Pero ya sea que se vayan del PRD o se queden para hacer el papel de quintacolumnistas que han venido haciendo, lo cierto es que el PRD es un partido que se desangra. Cada vez en mayor medida sus militantes no ven la necesidad de sacrificarse en aras de un partido de izquierda, pero que avanza sin dirección clara ni espíritu. Saltan a otro partido en lugar de entender que esa otra organización no es de izquierda. En realidad, están cerrando los ojos. Es cierto que muchos de quienes militan en MORENA son personas de izquierda en uno o en otro sentido, pero se olvidan de un dato importante: en un partido vertical, la última palabra es la de AMLO. Por ejemplo, si en la Ciudad de México los y las morenistas apoyan el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo o bien los derechos de las comunidades LGBTTTI, algún día podrían encontrarse con la sorpresa de que su amado líder, de acuerdo con la cúpula católica más reaccionaria, convoque a un referéndum. Como ahora no le merece mayor atención a López ninguno de estos temas, no se meterá en ellos. Simplemente, aplicará la política que ha llevado a cabo durante años: evitar los temas más controversiales para él, los temas que lo desnudan como lo que es, un político de derecha.

    Regresando al PRD. De marcharse IDN quedarían algunas de las corrientes políticas que no saben o no pueden ganar una elección, pero que son especialistas en la burocracia partidaria, en llevar acarreado y ganar puestos internos, pero no en convencer a los votantes de que tienen una opción viable, de izquierda, para este país. La quiebra del PRD, que se ve venir a pasos agigantados se llevará consigo las ilusiones de un Miguel Ángel Mancera, quien podría plegarse a AMLO.

    De darse uno de estos escenarios, veríamos la desintegración del único partido de izquierda que hay en México. Lástima. Con todos sus vicios, habría valido la pena rescatarlo. Ya dirán los historiadores si es así. Pero como dice Aldous Huxley: Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.

    JAQUE MATE AL PRD (TRAGEDIA INACABABLE)…El PRD parece caminar a un destino inevitable: aliarse con MORENA o prepararse para la morir de inanición. En términos de la tragedia clásica, ambos destinos significan la muerte. En este escenario, la última novedad es la posible salida de René Bejarano y Dolores Padierna, quienes claramente sólo estaban esperando las señales para integrarse con su antiguo jefe. Un jefe que tal vez no dejó de serlo nunca. Al parecer, a medida que la estrella de Martí Batres se apaga y el tiempo hace olvidar el trabajo sucio que esta pareja hizo (¿sigue haciendo?) para López Obrador las trabas para incorporarse a MORENA  se disuelven. Cabe preguntarse: ¿de la mano de quien se sumarán a ese proyecto? Si dentro de unas semanas se incorporan a la campaña de Claudia Sheimbaun no habrá sorpresas. Simplemente será la confirmación de que la vieja maquinaria de López está de regreso con todo y todo. También cabe la posibilidad de que la pareja Bejarano-Padierna se adicione a la campaña de Ricardo Monreal. De muchas maneras estos tres políticos son más compatibles entre sí.

    Desde luego,  hay otro escenario: que los dirigentes de IDN sólo estén presionando a su todavía partido para obligarlo a abandonar la idea de avanzar en una posible alianza con el PAN y empujarlo en la dirección de los brazos (o los pies) de López Obrador. Pero ya sea que se vayan del PRD o se queden para hacer el papel de quintacolumnistas que han venido haciendo, lo cierto es que el PRD es un partido que se desangra. Cada vez en mayor medida sus militantes no ven la necesidad de sacrificarse en aras de un partido de izquierda, pero que avanza sin dirección clara ni espíritu. Saltan a otro partido en lugar de entender que esa otra organización no es de izquierda. En realidad, están cerrando los ojos. Es cierto que muchos de quienes militan en MORENA son personas de izquierda en uno o en otro sentido, pero se olvidan de un dato importante: en un partido vertical, la última palabra es la de AMLO. Por ejemplo, si en la Ciudad de México los y las morenistas apoyan el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo o bien los derechos de las comunidades LGBTTTI, algún día podrían encontrarse con la sorpresa de que su amado líder, de acuerdo con la cúpula católica más reaccionaria, convoque a un referéndum. Como ahora no le merece mayor atención a López ninguno de estos temas, no se meterá en ellos. Simplemente, aplicará la política que ha llevado a cabo durante años: evitar los temas más controversiales para él, los temas que lo desnudan como lo que es, un político de derecha.

    Regresando al PRD. De marcharse IDN quedarían algunas de las corrientes políticas que no saben o no pueden ganar una elección, pero que son especialistas en la burocracia partidaria, en llevar acarreado y ganar puestos internos, pero no en convencer a los votantes de que tienen una opción viable, de izquierda, para este país. La quiebra del PRD, que se ve venir a pasos agigantados se llevará consigo las ilusiones de un Miguel Ángel Mancera, quien podría plegarse a AMLO.

    De darse uno de estos escenarios, veríamos la desintegración del único partido de izquierda que hay en México. Lástima. Con todos sus vicios, habría valido la pena rescatarlo. Ya dirán los historiadores si es así. Pero como dice Aldous Huxley: Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.

    -->
    Leer más
  • 18-08-2017LA INEVITABLE LEVEDAD DE LAS ENCUESTAS DE MORENA

    LA INEVITABLE LEVEDAD DE LAS ENCUESTAS DE MORENA…Las encuestas de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) son una leyenda. Sólo él las conoce y difunde. De manera extraordinaria, siempre le favorecen, aunque pierda. Nadie sabe con qué método se hacen y a veces ni la empresa que las elabora. No sería extraño que dichas encuestas únicamente existieran en su imaginación. Los creyentes de AMLO, como buenos creyentes, las aceptan sin más, convencidos de que todo lo que se dice en contra de su líder es una calumnia de la “mafia del poder” (marca en proceso de registro).

    Pues bien, una de esas míticas encuestas será la que determine el próximo fin de semana quién será el (la) candidato/a de esa organización mitad política, mitad religiosa que es MORENA. Para nadie es un secreto que se da por descontado que el candidato/a ganador de la encuesta será el siguiente jefe de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) dada la fuerza que tiene ese (digamos) partido en la capital.

    La realización de la encuesta de fin de semana significa que los aspirantes no se pusieron de acuerdo en un nombre y López Obrador no quiso mancharse las manos señalando a un/a elegido/a; no al menos directamente. Los aspirantes son: Claudia Sheimbaum (delegada de Tlalpan), Ricardo Monreal (delegado de Cuauhtémoc) y Martí Batres (presidente de MORENA en la CDMX). Ah, de relleno se encuentra el (¿todavía?) ebrardista Mario Delgado (senador). Se cree que la pelea final estará entre Monreal y Sheimbaum, con una ventaja para esta última. Claudia Sheimbaum se ostenta como una científica no política y ha sido apoyada por personajes como Elena Poniatowska y Sabina Berman. Claramente, es una leal seguidora de AMLO, a diferencia de Monreal, quien ha seguido una agenda personal durante su carrera política. Por esta razón, la mayoría de los analistas se inclinan a suponer que será ella la candidata.

    La pasarela que los medios están ofreciendo a los contendientes morenos ha sido una buena idea política de esa organización, pero habría que analizar si tiene alguna connotación negativa en términos legales. En los hechos, los debates de kermesse en los que están participando, la encuesta y su resultado no dejan lugar a dudas de que estamos ante una precampaña meses antes de que estas inicien legalmente. Quien resulte triunfador será anunciado en septiembre, días antes de que inicie formalmente el proceso electoral del 2018. ¿No tiene nada que decir el INE de todo esto?, ¿los demás partidos tampoco señalarán nada?, ¿o es que ya nos acostumbramos a que las leyes y normas no apliquen a ciertos personajes?

    Conociendo lo legendarias que son las encuestas de AMLO, Monreal se ha atrevido a pedir dos encuestas más, que serían espejo de la primera. Si todos están entre amigos y sólo tienen un proyecto común, que no es México, sino AMLO, ¿para qué pedir encuestas espejo?, ¿o acaso se sospecha que puede haber mano negra en el asunto?

    Supongamos que, en efecto, hay mano negra, ¿qué harán los perdedores? La respuesta es muy sencilla: nada, se aguantarán. Y lo harán porque fuera de MORENA, en la capital no hay nada para ellos. La recompensa podría venir después, en el caso de que AMLO ganara la Presidencia de la República.

    LA INEVITABLE LEVEDAD DE LAS ENCUESTAS DE MORENA…Las encuestas de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) son una leyenda. Sólo él las conoce y difunde. De manera extraordinaria, siempre le favorecen, aunque pierda. Nadie sabe con qué método se hacen y a veces ni la empresa que las elabora. No sería extraño que dichas encuestas únicamente existieran en su imaginación. Los creyentes de AMLO, como buenos creyentes, las aceptan sin más, convencidos de que todo lo que se dice en contra de su líder es una calumnia de la “mafia del poder” (marca en proceso de registro).

    Pues bien, una de esas míticas encuestas será la que determine el próximo fin de semana quién será el (la) candidato/a de esa organización mitad política, mitad religiosa que es MORENA. Para nadie es un secreto que se da por descontado que el candidato/a ganador de la encuesta será el siguiente jefe de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) dada la fuerza que tiene ese (digamos) partido en la capital.

    La realización de la encuesta de fin de semana significa que los aspirantes no se pusieron de acuerdo en un nombre y López Obrador no quiso mancharse las manos señalando a un/a elegido/a; no al menos directamente. Los aspirantes son: Claudia Sheimbaum (delegada de Tlalpan), Ricardo Monreal (delegado de Cuauhtémoc) y Martí Batres (presidente de MORENA en la CDMX). Ah, de relleno se encuentra el (¿todavía?) ebrardista Mario Delgado (senador). Se cree que la pelea final estará entre Monreal y Sheimbaum, con una ventaja para esta última. Claudia Sheimbaum se ostenta como una científica no política y ha sido apoyada por personajes como Elena Poniatowska y Sabina Berman. Claramente, es una leal seguidora de AMLO, a diferencia de Monreal, quien ha seguido una agenda personal durante su carrera política. Por esta razón, la mayoría de los analistas se inclinan a suponer que será ella la candidata.

    La pasarela que los medios están ofreciendo a los contendientes morenos ha sido una buena idea política de esa organización, pero habría que analizar si tiene alguna connotación negativa en términos legales. En los hechos, los debates de kermesse en los que están participando, la encuesta y su resultado no dejan lugar a dudas de que estamos ante una precampaña meses antes de que estas inicien legalmente. Quien resulte triunfador será anunciado en septiembre, días antes de que inicie formalmente el proceso electoral del 2018. ¿No tiene nada que decir el INE de todo esto?, ¿los demás partidos tampoco señalarán nada?, ¿o es que ya nos acostumbramos a que las leyes y normas no apliquen a ciertos personajes?

    Conociendo lo legendarias que son las encuestas de AMLO, Monreal se ha atrevido a pedir dos encuestas más, que serían espejo de la primera. Si todos están entre amigos y sólo tienen un proyecto común, que no es México, sino AMLO, ¿para qué pedir encuestas espejo?, ¿o acaso se sospecha que puede haber mano negra en el asunto?

    Supongamos que, en efecto, hay mano negra, ¿qué harán los perdedores? La respuesta es muy sencilla: nada, se aguantarán. Y lo harán porque fuera de MORENA, en la capital no hay nada para ellos. La recompensa podría venir después, en el caso de que AMLO ganara la Presidencia de la República.

    -->
    Leer más
  • 17-08-2017TLC: LOS TRES MOSQUETEROS Y 20 AÑOS DESPUÉS (23, EN REALIDAD)

     

    TLC: LOS TRES MOSQUETEROS Y 20 AÑOS DESPUÉS (23, EN REALIDAD)…El México que negoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o TLC) es uno muy distante no sólo en el tiempo, sino en los modos políticos y la sociedad al de ahora. El entonces presidente Carlos Salinas de Gortari comenzó la negociación con el gobierno republicano de George Bush y la terminó con el demócrata William Clinton. Entonces y ahora hay diferencias que conviene destacar.

     

    En primer lugar, a pesar del inicio difícil del gobierno de Salinas, este tenía el control del Congreso de la Unión y el respaldo de todos o casi todos los gobernadores del país. Los más importantes sectores empresariales también estaban de su lado. Las protestas contra el TLC eran, en general, apocalípticas y poco informadas. El documento que se negociaba era conocido por pocas personas y la confidencialidad de los encuentros fue una premisa. A pesar de las objeciones, nadie suponía que se podía detener la negociación salinista del TLC.

     

    Ahora, la cosa es muy diferente. El presidente Peña Nieto no controla el Congreso de la Unión y los gobernadores de varios partidos tiene opiniones diferentes sobre una amplia gama de temas. La sociedad misma ha cambiado y, a diferencia de 1994, la negociación arranca con la amenaza de que hay un proceso electoral en México que podría rechazar los avances que esta administración federal logre. Una diferencia más. Bush y Clinton eran interlocutores confiables, a pesar de ser de partidos diferentes; Donald Trump es volátil y podría torpedear la negociación si así conviene a sus intereses coyunturales.

     

    Con estas diferencias, ayer arrancó en Washington la primera ronda de conversaciones formales del TLC. Un evento que los medios de comunicación mexicanos han destacado ampliamente, a diferencia de los de Estados Unidos y Canadá, ocupados en otras materias. Las primeras informaciones de este encuentro nos hablan de un ambiente tenso. Aunque las crónicas difieren, ninguna de ellas habla de un ambiente amable, se destaca la proactividad del representante estadounidense, Robert Lighthizer, que para unos ralló en una actitud agresiva. En cambio, los representantes de los otros dos países se mantuvieron serenos. Es de suponerse que el estadounidense mantendrá esa postura de pendenciero de barrio; de lo contrario, su jefe podría removerlo.

     

    En realidad, las negociaciones entre México y Canadá comenzaron la víspera del encuentro trilateral, cuando el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y la canciller canadiense, Crysthia Freeland, buscaron mandar una señal sobre la unidad de propósitos entre quienes encabezan las delegaciones de ambos países. En ella coincidieron en dar un enfoque constructivo al TLC. En este primer encuentro lo importante es poner atención al tono de la negociación, a los márgenes de maniobra y a las estrategias que tendrán cada uno de los gobiernos involucrados.

     

    A diferencia de la primera negociación, el gobierno del presidente Peña Nieto tendrá que enfrentar un doble reto: por un lado, negociar con un gobierno como el de Trump y, por el otro lado, estar bajo la mira de una oposición vigilante a la que hay que dar toda la información; una oposición que utilizará cualquier falla para capitalizarla a su favor en las próximas elecciones presidenciales del 2018.

     

    Cuando D'Artagnan buscó a los mosqueteros 20 años después, se encontró con el hecho de que dos (Athos y Aramis) se habían pasado, como ahora algunos de los priistas de aquella época, del lado de la Fronda. Lo fugitivo permanece, pero no siempre dura.

     

    Leer más
  • 16-08-2017prueba

    prueba

    Leer más
  • 16-08-2017PRI: Y SI QUIEREN SABER DE TU PASADO/ ES PRECISO DECIR UNA MENTIRA

    PRI: Y SI QUIEREN SABER DE TU PASADO/ ES PRECISO DECIR UNA MENTIRA…Con el caso Odebrecht y el inicio de las negociaciones del que será el nuevo TLC a cuestas, los priistas llevaron a cabo una relativamente tranquila Asamblea. Los (¿deseos?) avisos de una ruptura que algunos medios y analistas preveían no cuajaron y ahora todo parece un episodio pasado. Sin embargo, cabe señalar que el PRI que salió de la Asamblea no es el mismo PRI que entró. Vale la pena hacer un recuento: en el evento que terminó el sábado 12 de agosto se aprobó la quita de candados como una forma de dar un paso en el camino para ganar en 2018 (en teoría).

    Hay que partir de una base: el PRI no está ganando elecciones por sí mismo. Por ejemplo la elección del Estado de México. Los priistas de larga carrera (i.e. Beltrones) o bien los que han empezado desde abajo (i.e. Ortega) se inclinaban a dejar los candados, no sólo porque el asunto los beneficiaría en cierto grado, sino porque consideran que el partido puede ganar con sus propias fuerzas. Desde luego, el equipo gobernante (Peña-Videgaray-Nuño) comparte la idea de que el partido no puede ganar por sí mismo, por lo que desea contar con cartas como la de Nuño (3 años de militante) o Meade (no militante).  También necesita el PRI a sus aliados para conseguir los puntos que le hacen falta en una elección competida.

    Pero la quita de candados va más allá de las elecciones presidenciales. Hay estados y municipios en donde el PRI simplemente no tiene candidatos competitivos. El cambio de estatutos permitirá la llegada de candidatos de otros partidos o de la sociedad civil. Es decir, el fin de la meritocracia del partido tricolor. No es menor esta modificación. El acuerdo tradicional del PRI se acabó, pero también se terminará la fidelidad y la unidad sobre la base de la obtención de un puesto o cargo. Este será otro PRI en 2018. Es un cambio mayúsculo que no ha sido medido con precisión.

    Sin embargo, el problema no está en los candados, sino en otro lado: hay que partir de la base de que el PRI está en el tercer lugar en todas las encuestas. Es decir, no puede ganar de la forma que sea. Entonces, tal vez no sea tan importante el tema de los estatutos. En realidad, el PRI con Meade sigue siendo el PRI de Peña; el PRI con Nuño sigue siendo el PRI de Peña. Y este es el obstáculo principal. El PRI sin candados sigue siendo el PRI de Peña.

    El tema no es si Meade o Nuño no despiertan el entusiasmo o parecen malos candidatos. Los expertos en “media training”, imagen y publicidad y propaganda podrán hacer su trabajo con ellos o con cualquiera de los otros aspirantes. El tema es otro: ¿cómo convencer al número suficiente de electores para ganar la elección? Se puede usar la técnica “lecho de Procusto” para comenzar a “cortar las piernas” de los candidatos opositores. Es decir, exponer sus trapos sucios, pero está acción podría tener una eficacia relativa si el PRI no mejora sus números. Tal parece que no saben cómo hacerlo.

    Este PRI que es realmente distinto al de hace un par de semanas no puede confesar su pasado porque perdería. Como diría José Alfredo: es preciso decir una mentira.

     

    PRI: Y SI QUIEREN SABER DE TU PASADO/ ES PRECISO DECIR UNA MENTIRA…Con el caso Odebrecht y el inicio de las negociaciones del que será el nuevo TLC a cuestas, los priistas llevaron a cabo una relativamente tranquila Asamblea. Los (¿deseos?) avisos de una ruptura que algunos medios y analistas preveían no cuajaron y ahora todo parece un episodio pasado. Sin embargo, cabe señalar que el PRI que salió de la Asamblea no es el mismo PRI que entró. Vale la pena hacer un recuento: en el evento que terminó el sábado 12 de agosto se aprobó la quita de candados como una forma de dar un paso en el camino para ganar en 2018 (en teoría).

    Hay que partir de una base: el PRI no está ganando elecciones por sí mismo. Por ejemplo la elección del Estado de México. Los priistas de larga carrera (i.e. Beltrones) o bien los que han empezado desde abajo (i.e. Ortega) se inclinaban a dejar los candados, no sólo porque el asunto los beneficiaría en cierto grado, sino porque consideran que el partido puede ganar con sus propias fuerzas. Desde luego, el equipo gobernante (Peña-Videgaray-Nuño) comparte la idea de que el partido no puede ganar por sí mismo, por lo que desea contar con cartas como la de Nuño (3 años de militante) o Meade (no militante).  También necesita el PRI a sus aliados para conseguir los puntos que le hacen falta en una elección competida.

    Pero la quita de candados va más allá de las elecciones presidenciales. Hay estados y municipios en donde el PRI simplemente no tiene candidatos competitivos. El cambio de estatutos permitirá la llegada de candidatos de otros partidos o de la sociedad civil. Es decir, el fin de la meritocracia del partido tricolor. No es menor esta modificación. El acuerdo tradicional del PRI se acabó, pero también se terminará la fidelidad y la unidad sobre la base de la obtención de un puesto o cargo. Este será otro PRI en 2018. Es un cambio mayúsculo que no ha sido medido con precisión.

    Sin embargo, el problema no está en los candados, sino en otro lado: hay que partir de la base de que el PRI está en el tercer lugar en todas las encuestas. Es decir, no puede ganar de la forma que sea. Entonces, tal vez no sea tan importante el tema de los estatutos. En realidad, el PRI con Meade sigue siendo el PRI de Peña; el PRI con Nuño sigue siendo el PRI de Peña. Y este es el obstáculo principal. El PRI sin candados sigue siendo el PRI de Peña.

    El tema no es si Meade o Nuño no despiertan el entusiasmo o parecen malos candidatos. Los expertos en “media training”, imagen y publicidad y propaganda podrán hacer su trabajo con ellos o con cualquiera de los otros aspirantes. El tema es otro: ¿cómo convencer al número suficiente de electores para ganar la elección? Se puede usar la técnica “lecho de Procusto” para comenzar a “cortar las piernas” de los candidatos opositores. Es decir, exponer sus trapos sucios, pero está acción podría tener una eficacia relativa si el PRI no mejora sus números. Tal parece que no saben cómo hacerlo.

    Este PRI que es realmente distinto al de hace un par de semanas no puede confesar su pasado porque perdería. Como diría José Alfredo: es preciso decir una mentira.

     

    -->
    Leer más
  • 04-08-2017CON TRUMP Y MADURO… AMIGOS COMO ESTOS

    CON TRUMP Y MADURO… AMIGOS COMO ESTOS…La prensa mexicana sigue siendo la favorita de Donald Trump. Mientras la mayoría de los diarios y medios serios del mundo toman con reservas la información del magnate e incluso se burlan de ella, buena parte de los medios de nuestro país la toman como cierta. Un buen ejemplo de esto ha sido la conversación publicada el día de ayer por el Washington Post. Dicha plática fue sostenida entre los presidentes de Estados Unidos y México el pasado 27 de enero.

    Lo primero que hay que decir es que es altamente probable que las “fuentes” que el Post dice proteger sean de dentro de la Casa Blanca. Por el momento en que se difundió y el contenido de la conversación se puede notar el sello de Steve Bannon, el estratega de Trump. Pero, ¿cuál podría ser el motivo de que se publicara una conversación de hace más de seis meses? Tal vez algún medio o analista se pregunte esto mismo e indague sobre el tema, además de sólo interpretar lo que se quiso decir.

    Especulemos: primero, hace unos días, por medio de su (por supuesto) cuenta de tuiter, El Donald aseguró que en una conversación telefónica el presidente Peña Nieto le había hecho “un cumplido” al decir que, gracias a la nueva administración norteamericana, estaban cruzando pocas personas provenientes de Centroamérica hacia territorio mexicano porque sabían “que no iban a pasar por nuestra frontera”. Durante horas, ante el silencio del gobierno mexicano, se especuló sobre todo en redes sobre si esa llamada se habría llevado a cabo. Muchísimos la aceptaron como verdad y de aquí se dedicaron a denostar a Peña Nieto. Seis horas después, la Secretaría de Relaciones Exteriores negó que una llamada con esas características hubiera tenido lugar y destacó que la última conversación, muy breve por cierto, había tenido lugar en el marco del G-20. Pero ni siquiera eso calmó las aguas; muchos rechazaron como mentira lo escrito por la Cancillería a pesar del largo historial de mentiras documentadas del Sr. Trump. Al día siguiente, la propia Casa Blanca admitió que no había habido tal llamada y que el “cumplido”  no se había dado. Sostuvo que el presidente Trump se había “confundido” y que la conversación aludía al encuentro en el G-20. Pero este desmentido fue una nueva mentira de la Casa Blanca. La propia Presidencia yanqui difundió el contenido del encuentro en el G-20 y no hay nada ni remotamente parecido a un cumplido de Peña a su par y menos por la supuesta disminución del flujo de ciudadanos centroamericanos que llegan a nuestro país, mismo que no ha bajado. Así que Trump en verdad se “confundió” (así se le llama ahora).

    Los medios norteamericanos señalaron esta “confusión”. Sin embargo, con la difusión de la conversación de enero se trata de distraer la atención de una pifia del presidente norteamericano. Al menos en México, con esta amigable prensa, se logró.

    Podría haber una segunda razón para dar a conocer la conversación mencionada. Siguiendo con la especulación, se debilita la posición mexicana a unos días de que se dé la primera ronda de conversaciones para la renegociación del TLC. De paso, se alimenta a los opositores de Peña Nieto, hasta aquellos que están (todavía) en el PRI.

    Dentro de los críticos, quien aprovechó el tema para distraer a la amable concurrencia de sus líos locales fue Nicolás Maduro, el aprendiz de tirano. Trató de cobarde, subordinado y otros calificativos al presidente Peña Nieto en su relación con Trump. Poco tiempo después, Videgaray le contestó duramente a Maduro, le llamó cobarde por matar a la democracia en Venezuela.

    Más allá de la pasión futbolística del momento, la respuesta de Videgaray era necesaria, pero en boca del presidente EPN, ¿por qué? En principio, para obligar a los admiradores de Maduro en México a sacar la cabeza; segundo, porque hay que recordar que el pleito del entonces presidente Fox con Chávez le granjeó al primero una subida en su popularidad. Peña Nieto está obligado a confrontarse con Maduro para presionar a los López, Polenvskys y demás a tomar posición.

    Regresando a la conversación Trump-Peña, se están haciendo muchas interpretaciones (se vale) y diciendo mentiras o exageraciones. Si hubiera una vocería más hábil tal vez sería conveniente que saliera a platicar con la prensa, pero con lo que hay lo más probable es que el lío se hiciera más gordo. Sobre lo de Maduro, a veces hay que hacer el trabajo desde la Presidencia y no desde la Cancillería.

    Lástima.

    CON TRUMP Y MADURO… AMIGOS COMO ESTOS…La prensa mexicana sigue siendo la favorita de Donald Trump. Mientras la mayoría de los diarios y medios serios del mundo toman con reservas la información del magnate e incluso se burlan de ella, buena parte de los medios de nuestro país la toman como cierta. Un buen ejemplo de esto ha sido la conversación publicada el día de ayer por el Washington Post. Dicha plática fue sostenida entre los presidentes de Estados Unidos y México el pasado 27 de enero.

    Lo primero que hay que decir es que es altamente probable que las “fuentes” que el Post dice proteger sean de dentro de la Casa Blanca. Por el momento en que se difundió y el contenido de la conversación se puede notar el sello de Steve Bannon, el estratega de Trump. Pero, ¿cuál podría ser el motivo de que se publicara una conversación de hace más de seis meses? Tal vez algún medio o analista se pregunte esto mismo e indague sobre el tema, además de sólo interpretar lo que se quiso decir.

    Especulemos: primero, hace unos días, por medio de su (por supuesto) cuenta de tuiter, El Donald aseguró que en una conversación telefónica el presidente Peña Nieto le había hecho “un cumplido” al decir que, gracias a la nueva administración norteamericana, estaban cruzando pocas personas provenientes de Centroamérica hacia territorio mexicano porque sabían “que no iban a pasar por nuestra frontera”. Durante horas, ante el silencio del gobierno mexicano, se especuló sobre todo en redes sobre si esa llamada se habría llevado a cabo. Muchísimos la aceptaron como verdad y de aquí se dedicaron a denostar a Peña Nieto. Seis horas después, la Secretaría de Relaciones Exteriores negó que una llamada con esas características hubiera tenido lugar y destacó que la última conversación, muy breve por cierto, había tenido lugar en el marco del G-20. Pero ni siquiera eso calmó las aguas; muchos rechazaron como mentira lo escrito por la Cancillería a pesar del largo historial de mentiras documentadas del Sr. Trump. Al día siguiente, la propia Casa Blanca admitió que no había habido tal llamada y que el “cumplido”  no se había dado. Sostuvo que el presidente Trump se había “confundido” y que la conversación aludía al encuentro en el G-20. Pero este desmentido fue una nueva mentira de la Casa Blanca. La propia Presidencia yanqui difundió el contenido del encuentro en el G-20 y no hay nada ni remotamente parecido a un cumplido de Peña a su par y menos por la supuesta disminución del flujo de ciudadanos centroamericanos que llegan a nuestro país, mismo que no ha bajado. Así que Trump en verdad se “confundió” (así se le llama ahora).

    Los medios norteamericanos señalaron esta “confusión”. Sin embargo, con la difusión de la conversación de enero se trata de distraer la atención de una pifia del presidente norteamericano. Al menos en México, con esta amigable prensa, se logró.

    Podría haber una segunda razón para dar a conocer la conversación mencionada. Siguiendo con la especulación, se debilita la posición mexicana a unos días de que se dé la primera ronda de conversaciones para la renegociación del TLC. De paso, se alimenta a los opositores de Peña Nieto, hasta aquellos que están (todavía) en el PRI.

    Dentro de los críticos, quien aprovechó el tema para distraer a la amable concurrencia de sus líos locales fue Nicolás Maduro, el aprendiz de tirano. Trató de cobarde, subordinado y otros calificativos al presidente Peña Nieto en su relación con Trump. Poco tiempo después, Videgaray le contestó duramente a Maduro, le llamó cobarde por matar a la democracia en Venezuela.

    Más allá de la pasión futbolística del momento, la respuesta de Videgaray era necesaria, pero en boca del presidente EPN, ¿por qué? En principio, para obligar a los admiradores de Maduro en México a sacar la cabeza; segundo, porque hay que recordar que el pleito del entonces presidente Fox con Chávez le granjeó al primero una subida en su popularidad. Peña Nieto está obligado a confrontarse con Maduro para presionar a los López, Polenvskys y demás a tomar posición.

    Regresando a la conversación Trump-Peña, se están haciendo muchas interpretaciones (se vale) y diciendo mentiras o exageraciones. Si hubiera una vocería más hábil tal vez sería conveniente que saliera a platicar con la prensa, pero con lo que hay lo más probable es que el lío se hiciera más gordo. Sobre lo de Maduro, a veces hay que hacer el trabajo desde la Presidencia y no desde la Cancillería.

    Lástima.

    -->
    Leer más
  • 03-08-2017EL AULLIDO Y EL KADISH YATOM POR EL PRI

     

    EL AULLIDO Y EL KADISH YATOM POR EL PRI...En la película” Riqueza ajena” (Other People\'s Money, 1991), Danny DeVito hace el papel de Larry el Liquidador, llamado así porque practicaba uno de los deportes favoritos de las décadas de los 80 y 90: comprar empresas, despedir a los empleados y luego vender parte por parte los terrenos, la maquinaria y todo cuanto se pudiera. En esta especie de “limpia” del capitalismo feroz las empresas valían más muertas que vivas. Esta “limpia” no guardaba ninguna consideración hacia los trabajadores o las comunidades en las que esas empresas se asentaban. El papel de DeVito es el mismo que hizo por esa misma época Richard Gere en “Pretty Woman”, un liquidador. Y aunque DeVito no es ni de cerca tan apuesto como Gere, su papel fue infinitamente más elaborado.

     

    En el filme, Larry el Liquidador  acosa y cerca una pequeña empresa familiar que dirige Andrew Jorgenson (Gregory Peck). En la junta de accionistas que habrá de decidir el futuro de la compañía se confrontan los dos personajes: el buen capitalista que siente una responsabilidad hacia sus trabajadores y la comunidad contra el capitalista salvaje que sólo ve ganancias. Quien crea que todos los capitalistas son iguales debía ver con atención esta película.

     

    En su discurso a los accionistas, Jorgenson les recuerda que la empresa ha sido por más de un siglo un pilar del pueblo, que generaciones de trabajadores han pasado por ahí y que básicamente hay finanzas sanas. El discurso de Jorgenson  es elocuente y conmovedor. Cuando toca el turno a Larry, este, socarronamente, comienza diciendo: “amén”, porque todo el palabrerío de Jorgenson es como una plegaria para los muertos y todo rezo debe terminar con un “amén”. Les señala que, aunque la firma está sana en sus finanzas no podrá resistir los ataques de los especuladores y que es mejor vender ahora que esperar al certificado de defunción.

     

    Todo esto viene a cuento porque al escuchar o leer las entrevistas de los priistas que se quejan de que el equipo de Los Pinos no los toma en cuenta o que piden que se “dialogue” con la militancia para que no se “imponga” un candidato, dan ganas de decir: “amén”, están rezando por un muerto llamado PRI, un partido que por ahora no se ve que tenga ninguna posibilidad de ganar la elección presidencial de 2018. ¿O acaso piensan que si se “consulta a la base” (cualquier cosa que entiendan por eso) mágicamente sus momios mejorarán?, ¿suponen que si se pregunta a los priistas notables o las personas que “tienen experiencia” sacarán de la chistera la fórmula de la invencibilidad? Sí, los priistas tienen sin duda los mejores candidatos, pero el peso de su descrédito es tan alto que en este momento no parece haber remedio.

     

    Además, ¿por qué esos mismos priistas no pidieron consulta a las bases o a los expertos en 2012, cuando era claro que Peña Nieto llevaba la delantera? Muchos de estos  priistas que ahora señalan y piden, fueron testigos mudos y beneficiarios sexenio tras sexenio de las imposiciones cupulares y apenas si levantaron la voz y cuando lo hicieron fue para pedir un cargo. Ahora, en realidad, parecen estar buscando una de tres cosas: opción a) que les den algún cargo en el PRI; opción b) cotizarse para arribar a otro partido; opción c) presionar al presidente para que no se incline a definir a un candidato del grupo de Videgaray.

     

    Muchos priistas critican que Enrique, el liquidador, Ochoa Reza no ha sabido hacer las cosas, conciliar a los críticos, estimular a los aliados, entre otras. En esto tienen razón los priistas al señalar que el PRI está mal, pero no saben cómo mejorar el panorama y solo buscan preparar el terreno para echarle la culpa al equipo de Los Pinos de su derrota del año entrante.

     

    Amén.

     

    Leer más
  • 02-08-2017UNA GIRA INTERNACIONAL COMO CORTINA DE HUMO

    UNA GIRA INTERNACIONAL COMO CORTINA DE HUMO…Acosado por dos asuntos, la gira de AMLO a Chile y a Ecuador le cae de perlas. En sí misma es un mensaje: se encuentra con gobiernos de izquierda moderados, con lo que pretende reafirmar su vocación, pero evita gobiernos de derecha, como el de Colombia, o radicales, como el de Bolivia. También le servirá como una especie de cortina de humo para tratar de alejar de los medios temas como Venezuela y Tláhuac. Sin embargo, en la medida que no traiga de su viaje noticias relevantes, la gira se disipará pronto.  Viajar no es lo suyo, tan solo hay que recordar su ida a los Estados Unidos para darse cuenta que no tiene idea de cómo sacarle provecho a las giras.

    Lo cierto es que MORENA y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) están en líos. Asuntos como el de la exdiputada Cadena, los diezmos de Delfina Gómez y ahora el del delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, los han tocado bajo la línea de flotación. Si se pudo zafar de los dos primeros, el tercero aún no ha concluido. No son pocos los actores políticos, analistas y periodistas que le señalan a López  su error al defender a Salgado. Entre los que le llaman la atención están incluso partidarios suyos. Tal vez Ricardo Monreal y Martí Batres ven con toda claridad la sinrazón de defender al delegado, sobre todo ahora que se sabe que hay investigaciones abiertas contra él. El riego de que escale lo de Rigoberto es que alcance a una aliada suya: Claudia Sheimbaum. En este sentido, tal vez los adversarios morenos de la delegada de Tlalpan se frotan las manos como previendo su desgracia.

    Sin embargo, Ricardo Monreal difícilmente es elegible. Si AMLO lo convierte en jefe de Gobierno, el ahora delegado por Cuauhtémoc trabajará desde el primer día para ser el candidato presidencial en 2024. Batres es otro inelegible por varias razones, pero principalmente porque no ha crecido políticamente hablando. Tomando en cuenta estos elementos, la defensa de Salgado también es, de alguna forma, la defensa de Sheimbaum. La única otra solución es que MORENA se deslindara del delegado incómodo y lo dejara a su suerte.

    El Gobierno de la CDMX y el gobierno federal saben todo esto y suponen que una investigación más profunda puede dar resultados inesperados. Tal vez no se pueda derribar a MORENA en la capital, pero llevar a Salgado ante tribunales podría enrarecer el clima al interior del partido de AMLO. Las desconfianzas que hoy existen podrían potenciarse. Sin embargo, lo más importante no es esto, hay dos temas más relevantes aún: López Obrador no es invulnerable y sus errores han vuelto a aparecer. Por un lado, es altamente posible que, en su afán por crecer, MORENA esté dando cabida a personajes ligados al crimen organizado de una forma u otra. Además de darles cabida, López los defiende.

    Hay otro asunto que también puede afectar al dirigente tabasqueño: Venezuela. La agonía del régimen de Maduro, que puede ser larga o corta, está sirviendo para que los silencios de buena parte de la izquierda y de MORENA, que no es izquierda, los haga vulnerables. Cuauhtémoc Cárdenas y un grupo de intelectuales interpretan la posición mexicana hacia Venezuela como una sumisión al gobierno de Trump. Además de inexacta,  la acusación olvida que hay buenas razones internas y externas para criticar al gobierno de Maduro. En la medida en que las condiciones del país sudamericano empeoren (y lo harán) aquellos que han guardado silencio o han defendido a la revolución bolivariana perderán imagen.

    UNA GIRA INTERNACIONAL COMO CORTINA DE HUMO…Acosado por dos asuntos, la gira de AMLO a Chile y a Ecuador le cae de perlas. En sí misma es un mensaje: se encuentra con gobiernos de izquierda moderados, con lo que pretende reafirmar su vocación, pero evita gobiernos de derecha, como el de Colombia, o radicales, como el de Bolivia. También le servirá como una especie de cortina de humo para tratar de alejar de los medios temas como Venezuela y Tláhuac. Sin embargo, en la medida que no traiga de su viaje noticias relevantes, la gira se disipará pronto.  Viajar no es lo suyo, tan solo hay que recordar su ida a los Estados Unidos para darse cuenta que no tiene idea de cómo sacarle provecho a las giras.

    Lo cierto es que MORENA y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) están en líos. Asuntos como el de la exdiputada Cadena, los diezmos de Delfina Gómez y ahora el del delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, los han tocado bajo la línea de flotación. Si se pudo zafar de los dos primeros, el tercero aún no ha concluido. No son pocos los actores políticos, analistas y periodistas que le señalan a López  su error al defender a Salgado. Entre los que le llaman la atención están incluso partidarios suyos. Tal vez Ricardo Monreal y Martí Batres ven con toda claridad la sinrazón de defender al delegado, sobre todo ahora que se sabe que hay investigaciones abiertas contra él. El riego de que escale lo de Rigoberto es que alcance a una aliada suya: Claudia Sheimbaum. En este sentido, tal vez los adversarios morenos de la delegada de Tlalpan se frotan las manos como previendo su desgracia.

    Sin embargo, Ricardo Monreal difícilmente es elegible. Si AMLO lo convierte en jefe de Gobierno, el ahora delegado por Cuauhtémoc trabajará desde el primer día para ser el candidato presidencial en 2024. Batres es otro inelegible por varias razones, pero principalmente porque no ha crecido políticamente hablando. Tomando en cuenta estos elementos, la defensa de Salgado también es, de alguna forma, la defensa de Sheimbaum. La única otra solución es que MORENA se deslindara del delegado incómodo y lo dejara a su suerte.

    El Gobierno de la CDMX y el gobierno federal saben todo esto y suponen que una investigación más profunda puede dar resultados inesperados. Tal vez no se pueda derribar a MORENA en la capital, pero llevar a Salgado ante tribunales podría enrarecer el clima al interior del partido de AMLO. Las desconfianzas que hoy existen podrían potenciarse. Sin embargo, lo más importante no es esto, hay dos temas más relevantes aún: López Obrador no es invulnerable y sus errores han vuelto a aparecer. Por un lado, es altamente posible que, en su afán por crecer, MORENA esté dando cabida a personajes ligados al crimen organizado de una forma u otra. Además de darles cabida, López los defiende.

    Hay otro asunto que también puede afectar al dirigente tabasqueño: Venezuela. La agonía del régimen de Maduro, que puede ser larga o corta, está sirviendo para que los silencios de buena parte de la izquierda y de MORENA, que no es izquierda, los haga vulnerables. Cuauhtémoc Cárdenas y un grupo de intelectuales interpretan la posición mexicana hacia Venezuela como una sumisión al gobierno de Trump. Además de inexacta,  la acusación olvida que hay buenas razones internas y externas para criticar al gobierno de Maduro. En la medida en que las condiciones del país sudamericano empeoren (y lo harán) aquellos que han guardado silencio o han defendido a la revolución bolivariana perderán imagen.

    -->
    Leer más
  • 01-08-2017CRÓNICAS DEL AÑO CERO (VII): ¿EN VERDAD OTRO MUNDO ES POSIBLE?

    CRÓNICAS DEL AÑO CERO (VII): ¿EN VERDAD OTRO  MUNDO ES POSIBLE?...El Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre, Brasil, en enero de 2001, convocó a una gran alianza para crear una nueva sociedad, en donde el mercado y el dinero no fueran el centro de lo social, sino el ser humano y la naturaleza. Organizaciones y personas provenientes de todo el mundo, con diferentes reivindicaciones, lenguas diversas, se declararon a favor de los “derechos de los pueblos, la libertad, la seguridad, el empleo y la educación.” Por supuesto, se posicionaron en contra del gran capital, la sistemática destrucción de las culturas y la naturaleza y el deterioro de la calidad de vida. Sin duda, la imagen de las sociedades actuales, tan interconectadas unas de otras, no deja lugar a dudas de que la historia moderna se parece a una locomotora que va a gran velocidad en una vía con los últimos adelantos tecnológicos, pero que conduce a un precipicio.

    Los convocantes de Porto Alegre no mentían. Nada de lo que aseguran es una exageración pues, en efecto, en estos 16 años que han pasado desde aquel momento se ha confirmado un doble proceso: por un lado, la acumulación de capital. En 2016, el 1% de la población poseía poco más del 50% de la riqueza y el proceso tiende a acentuarse; por otro, el deterioro de la calidad de vida, incluso en países como Estados Unidos, Japón o Europa, es un hecho. De la destrucción de la naturaleza no hay mucho que discutir, entonces, cabe preguntarse: ¿por qué los gobiernos no hacen nada o hacen muy poco para remediar este asunto?, ¿por qué los gobiernos no están convocando a construir otro mundo posible?

    La respuesta parece ser muy sencilla: porque los grupos altermundistas no han logrado impactar a las grandes masas humanas y a los medios para que presionen a los gobiernos. La correcta postura del discurso filosófico altermundista se enfrenta a una red de intereses en que se vinculan empresas, gobiernos y ciudadanos. No importa tener la razón, lo que importa es persuadir y si no esta vez no sólo Sócrates tomará la cicuta, sino toda la humanidad. Las masas no ven el panorama, en parte por aquello que decía Elías Canetti: “Nadie se halla espontáneamente por encima de su tiempo.”

    Otro mundo es posible, sí, pero cómo sería ese otro mundo; dónde es posible, qué se necesita para construirlo y, lo más importante, quién lo edificará. Cómo convencer a las masas humanas de los desposeídos que no ven más allá del día siguiente; a las acomodadas clases medias; a los gobiernos pendientes de encuestas y elecciones; a los medios que esperan el próximo escándalo; a los dueños de todo que sueñan que se han salido con la suya y que el mundo durará para siempre, que la burbuja puede explotar en nuestras caras. Cómo hacerles entender que, como decía J. Sabina en una canción: no hay salvación si no es con todos.

    Para prevenir el desastre hay que tener memoria. Esto parece una paradoja, pero no lo es. La humanidad debe ser conducida a un ejercicio de memoria, recordar las pestes, las guerras mundiales, la destrucción de la que son capaces las armas atómicas y químicas, el uso de la tecnología para acentuar disparidades, etc.  Otra vez Canetti: “La humanidad se halla, pues, desamparada sólo cuando no posee experiencia ni recuerdo alguno.” Los recuerdos del porvenir, en suma. El pasado puede estar adelante, esperándonos, un pasado más grande y más destructivo. Hay que recordar y rescatar las experiencias.

    La humanidad, esa especie en peligro de extinción.

    CRÓNICAS DEL AÑO CERO (VII): ¿EN VERDAD OTRO  MUNDO ES POSIBLE?...El Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre, Brasil, en enero de 2001, convocó a una gran alianza para crear una nueva sociedad, en donde el mercado y el dinero no fueran el centro de lo social, sino el ser humano y la naturaleza. Organizaciones y personas provenientes de todo el mundo, con diferentes reivindicaciones, lenguas diversas, se declararon a favor de los “derechos de los pueblos, la libertad, la seguridad, el empleo y la educación.” Por supuesto, se posicionaron en contra del gran capital, la sistemática destrucción de las culturas y la naturaleza y el deterioro de la calidad de vida. Sin duda, la imagen de las sociedades actuales, tan interconectadas unas de otras, no deja lugar a dudas de que la historia moderna se parece a una locomotora que va a gran velocidad en una vía con los últimos adelantos tecnológicos, pero que conduce a un precipicio.

    Los convocantes de Porto Alegre no mentían. Nada de lo que aseguran es una exageración pues, en efecto, en estos 16 años que han pasado desde aquel momento se ha confirmado un doble proceso: por un lado, la acumulación de capital. En 2016, el 1% de la población poseía poco más del 50% de la riqueza y el proceso tiende a acentuarse; por otro, el deterioro de la calidad de vida, incluso en países como Estados Unidos, Japón o Europa, es un hecho. De la destrucción de la naturaleza no hay mucho que discutir, entonces, cabe preguntarse: ¿por qué los gobiernos no hacen nada o hacen muy poco para remediar este asunto?, ¿por qué los gobiernos no están convocando a construir otro mundo posible?

    La respuesta parece ser muy sencilla: porque los grupos altermundistas no han logrado impactar a las grandes masas humanas y a los medios para que presionen a los gobiernos. La correcta postura del discurso filosófico altermundista se enfrenta a una red de intereses en que se vinculan empresas, gobiernos y ciudadanos. No importa tener la razón, lo que importa es persuadir y si no esta vez no sólo Sócrates tomará la cicuta, sino toda la humanidad. Las masas no ven el panorama, en parte por aquello que decía Elías Canetti: “Nadie se halla espontáneamente por encima de su tiempo.”

    Otro mundo es posible, sí, pero cómo sería ese otro mundo; dónde es posible, qué se necesita para construirlo y, lo más importante, quién lo edificará. Cómo convencer a las masas humanas de los desposeídos que no ven más allá del día siguiente; a las acomodadas clases medias; a los gobiernos pendientes de encuestas y elecciones; a los medios que esperan el próximo escándalo; a los dueños de todo que sueñan que se han salido con la suya y que el mundo durará para siempre, que la burbuja puede explotar en nuestras caras. Cómo hacerles entender que, como decía J. Sabina en una canción: no hay salvación si no es con todos.

    Para prevenir el desastre hay que tener memoria. Esto parece una paradoja, pero no lo es. La humanidad debe ser conducida a un ejercicio de memoria, recordar las pestes, las guerras mundiales, la destrucción de la que son capaces las armas atómicas y químicas, el uso de la tecnología para acentuar disparidades, etc.  Otra vez Canetti: “La humanidad se halla, pues, desamparada sólo cuando no posee experiencia ni recuerdo alguno.” Los recuerdos del porvenir, en suma. El pasado puede estar adelante, esperándonos, un pasado más grande y más destructivo. Hay que recordar y rescatar las experiencias.

    La humanidad, esa especie en peligro de extinción.

    -->
    Leer más
  • 31-07-2017NICOLÁS MADURO ES “INEXISTENTE”

    NICOLÁS MADURO ES “INEXISTENTE”Ayer domingo terminó una semana aciaga para Venezuela. A primera vista se podría decir que la violencia y el enfrentamiento llegaron a su clímax, pero este lugar común supondría que lo que está por venir será menos violento y no parece ser el caso. El saldo es grave: 12 muertos según algunos reportes, 13 o más, según otros. Además, enfrentamientos, arrestos y personas heridas. En algunos lugares hubo menos del 10% de asistencia a las urnas, en otros el oficialismo logró atraer a muchas personas. Los datos oficiales hablan de poco más de 8 millones de votantes, un 41% del padrón. Algunos de los líderes de la oposición se contaron entre los muertos y al menos un candidato a la Asamblea fue asesinado en la noche del sábado, en un hecho confuso que semeja un robo. Difícil de tragar, pero no imposible, Venezuela es el país más violento de América.

    A decir de la oposición, la Asamblea Constituyente nació muerta. Los opositores no presentaron candidatos y no reconocen la autoridad del nuevo poder, dominado por completo por Maduro. El llamado de Leopoldo López, opositor en arresto domiciliario, a la comunidad internacional para que no reconozca a la Asamblea Constituyente ya encontró eco. España comunicó oficialmente que no reconocerá un proceso tan poco democrático. Estados Unidos ha amenazado con intensificar sus sanciones. Se habla de dos en concreto: no comprar más petróleo venezolano e impedir que en las transacciones internacionales Venezuela use el dólar como moneda de compra. Estas dos medidas serían mucho más efectivas que un ejército invadiendo el país; simplemente significarían la quiebra total. También Argentina, Perú, Panamá, Colombia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica y Paraguay se pronunciaron en contra de los resultados.

    Todo el proceso venezolano ha tenido un gran interés en México. Dada la asociación que se hace entre Nicolás Maduro y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) los medios mexicanos han seguido con atención lo sucedido en aquel país. Por supuesto, el gobierno mexicano no señala abiertamente que AMLO es Maduro y que lo que se vive hoy en Venezuela podría ser el futuro de nuestro país si gana López, pero analistas y periodistas hacen esa asociación. ¿Qué tanto está impactando en el electorado? Es difícil saberlo, pero al menos el tema preocupa a la gente de MORENA. Basta que un hombre como Enrique Krauze tuiteé algo en contra del régimen chavista para que una colección de críticos morenistas lo rete a decir lo mismo de México o bien lo insultan abiertamente. Cualquiera que se atreva a decir algo similar recibirá el mismo castigo.  

    El mismo López Obrador ha retado para que alguien demuestre que es igual a Maduro. Por su parte, Vicente Fox ha señalado abiertamente que el tabasqueño haría lo mismo con nuestro país si llega al poder. En política no hay enemigo pequeño y menos lo es el expresidente Fox, quien es un buen publicista al que se puede acusar de muchas cosas, menos de ser un déspota o autoritario. Y no, México no es lo mismo que Venezuela ni con mucho, pero es inútil discutir con quienes no quieren ver. Un dato: 30 mil venezolanos han solicitado en este año quedarse en México; por otro lado, ¿cuántos mexicanos han solicitado quedarse en ese paraíso que según algunos es Venezuela?

    Un detalle curioso fue que al revisar una funcionaria el carnet de Maduro antes de que votara, el sistema declaró que esa persona era “inexistente”. Mal fario para quien pretende ser presidente para siempre.

    NICOLÁS MADURO ES “INEXISTENTE”Ayer domingo terminó una semana aciaga para Venezuela. A primera vista se podría decir que la violencia y el enfrentamiento llegaron a su clímax, pero este lugar común supondría que lo que está por venir será menos violento y no parece ser el caso. El saldo es grave: 12 muertos según algunos reportes, 13 o más, según otros. Además, enfrentamientos, arrestos y personas heridas. En algunos lugares hubo menos del 10% de asistencia a las urnas, en otros el oficialismo logró atraer a muchas personas. Los datos oficiales hablan de poco más de 8 millones de votantes, un 41% del padrón. Algunos de los líderes de la oposición se contaron entre los muertos y al menos un candidato a la Asamblea fue asesinado en la noche del sábado, en un hecho confuso que semeja un robo. Difícil de tragar, pero no imposible, Venezuela es el país más violento de América.

    A decir de la oposición, la Asamblea Constituyente nació muerta. Los opositores no presentaron candidatos y no reconocen la autoridad del nuevo poder, dominado por completo por Maduro. El llamado de Leopoldo López, opositor en arresto domiciliario, a la comunidad internacional para que no reconozca a la Asamblea Constituyente ya encontró eco. España comunicó oficialmente que no reconocerá un proceso tan poco democrático. Estados Unidos ha amenazado con intensificar sus sanciones. Se habla de dos en concreto: no comprar más petróleo venezolano e impedir que en las transacciones internacionales Venezuela use el dólar como moneda de compra. Estas dos medidas serían mucho más efectivas que un ejército invadiendo el país; simplemente significarían la quiebra total. También Argentina, Perú, Panamá, Colombia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica y Paraguay se pronunciaron en contra de los resultados.

    Todo el proceso venezolano ha tenido un gran interés en México. Dada la asociación que se hace entre Nicolás Maduro y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) los medios mexicanos han seguido con atención lo sucedido en aquel país. Por supuesto, el gobierno mexicano no señala abiertamente que AMLO es Maduro y que lo que se vive hoy en Venezuela podría ser el futuro de nuestro país si gana López, pero analistas y periodistas hacen esa asociación. ¿Qué tanto está impactando en el electorado? Es difícil saberlo, pero al menos el tema preocupa a la gente de MORENA. Basta que un hombre como Enrique Krauze tuiteé algo en contra del régimen chavista para que una colección de críticos morenistas lo rete a decir lo mismo de México o bien lo insultan abiertamente. Cualquiera que se atreva a decir algo similar recibirá el mismo castigo.  

    El mismo López Obrador ha retado para que alguien demuestre que es igual a Maduro. Por su parte, Vicente Fox ha señalado abiertamente que el tabasqueño haría lo mismo con nuestro país si llega al poder. En política no hay enemigo pequeño y menos lo es el expresidente Fox, quien es un buen publicista al que se puede acusar de muchas cosas, menos de ser un déspota o autoritario. Y no, México no es lo mismo que Venezuela ni con mucho, pero es inútil discutir con quienes no quieren ver. Un dato: 30 mil venezolanos han solicitado en este año quedarse en México; por otro lado, ¿cuántos mexicanos han solicitado quedarse en ese paraíso que según algunos es Venezuela?

    Un detalle curioso fue que al revisar una funcionaria el carnet de Maduro antes de que votara, el sistema declaró que esa persona era “inexistente”. Mal fario para quien pretende ser presidente para siempre.

    -->
    Leer más
  • 28-07-2017“QUIEREN REDITAR LO DE EVA CADENA”: AMLO

    “QUIEREN REDITAR LO DE EVA CADENA”: AMLOOriginalmente, el caso Tláhuac golpeó la imagen pública del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera (MAM), pero poco a poco se ha ido desplazando el golpe hacia el delegado Rigoberto Salgado. En buena parte, la culpa de esto ha sido del propio Salgado quien en un principio negó lo que estaba sucediendo en su demarcación. Ha sostenido, además, que no sabía de la existencia del supuesto capo del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos. Esta afirmación ha desatado la especulación de los medios no sólo acerca de la inseguridad, sino de una especie de liga entre el capo muerto y el jefe político de la Delegación.

    Durante días, tanto el delegado Salgado como sus compañeros de partido, el MORENA, guardaron silencio, quizás esperando que pasara la ola mediática, pero nuevos cálculos, seguramente hechos por su líder máximo, han resultado en un cambio de estrategia. Desde Salgado, hasta personajes como Clara Brugada y Yeidckol Polevnsky, pasando por diputados y delegados, salieron ayer a defender la honestidad de su hombre en Tláhuac. Para empezar han reducido el asunto a un tema de seguridad y están tratando de inculpar de esa responsabilidad a MAM y al gobierno federal. El punto final lo ha puesto el propio López Obrador al afirmar que se está tratando de reditar el asunto de Eva Cadena.

    El hecho de que los morenistas hayan tenido que salir a los medios a defender a Rigoberto Salgado es simple: el asunto está afectando la imagen del partido. En este caso y a diferencia con lo ocurrido en el asunto de Eva Cadena, la prensa ha conseguido entreverar a Salgado Vázquez y MORENA como uno mismo, generando mayor estridencia y repercusión. En efecto, Cadena era una recién llegada, Salgado es un viejo camarada de AMLO.

    Priistas, perredistas y panistas han visto la oportunidad de mermar la popularidad del MORENA en la ciudad. Pero más allá del asunto político, hay bases para creer que Salgado y probablemente otros delegados y autoridades han favorecido al crimen organizado o de plano son cómplices del mismo. Como dijo Patricia Mercado, secretaría de Gobierno de la CDMX: “Salgado no puede decir que no sabía de El Ojos”.

    Con la aprobación de AMLO, los integrantes de su partido están tomando la actitud equivocada: están defendiendo sin investigar; están poniendo la política encima de la honestidad que dicen defender. Es curioso como el PRI, forzado por Peña Nieto, está soltando a sus pillos y dejándolos a su suerte. Borge es el más reciente de una cadena de exgobernadores que están siendo procesados o buscados. Hasta en esta defensa a ultranza de sus integrantes, López es fiel a su origen priista de los años 60: no admitir nada, defender a todos los “suyos”. Precisamente por razones políticas, MORENA debía investigar si proceden las sospechas contra Salgado, de lo contrario más adelante los podrían sorprender con pruebas contundentes. 

    Por cierto que la “unidad” morenista no lo fue tanto. Martí Batres y Ricardo Monreal acudieron al evento de defensa, pero sus palabras no fueron tan solidarias como se podría suponer. Batres asegura que Salgado debe responder y Monreal recalcó que la iniciativa de cerrar filas en torno a Salgado surgió de la propia Sheinbaum y aseveró que: “Creo que todos debemos estar muy unidos, el que nada debe, nada teme”.

    Hay que leer entre líneas lo que ambos dicen.

     

    “QUIEREN REDITAR LO DE EVA CADENA”: AMLOOriginalmente, el caso Tláhuac golpeó la imagen pública del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera (MAM), pero poco a poco se ha ido desplazando el golpe hacia el delegado Rigoberto Salgado. En buena parte, la culpa de esto ha sido del propio Salgado quien en un principio negó lo que estaba sucediendo en su demarcación. Ha sostenido, además, que no sabía de la existencia del supuesto capo del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos. Esta afirmación ha desatado la especulación de los medios no sólo acerca de la inseguridad, sino de una especie de liga entre el capo muerto y el jefe político de la Delegación.

    Durante días, tanto el delegado Salgado como sus compañeros de partido, el MORENA, guardaron silencio, quizás esperando que pasara la ola mediática, pero nuevos cálculos, seguramente hechos por su líder máximo, han resultado en un cambio de estrategia. Desde Salgado, hasta personajes como Clara Brugada y Yeidckol Polevnsky, pasando por diputados y delegados, salieron ayer a defender la honestidad de su hombre en Tláhuac. Para empezar han reducido el asunto a un tema de seguridad y están tratando de inculpar de esa responsabilidad a MAM y al gobierno federal. El punto final lo ha puesto el propio López Obrador al afirmar que se está tratando de reditar el asunto de Eva Cadena.

    El hecho de que los morenistas hayan tenido que salir a los medios a defender a Rigoberto Salgado es simple: el asunto está afectando la imagen del partido. En este caso y a diferencia con lo ocurrido en el asunto de Eva Cadena, la prensa ha conseguido entreverar a Salgado Vázquez y MORENA como uno mismo, generando mayor estridencia y repercusión. En efecto, Cadena era una recién llegada, Salgado es un viejo camarada de AMLO.

    Priistas, perredistas y panistas han visto la oportunidad de mermar la popularidad del MORENA en la ciudad. Pero más allá del asunto político, hay bases para creer que Salgado y probablemente otros delegados y autoridades han favorecido al crimen organizado o de plano son cómplices del mismo. Como dijo Patricia Mercado, secretaría de Gobierno de la CDMX: “Salgado no puede decir que no sabía de El Ojos”.

    Con la aprobación de AMLO, los integrantes de su partido están tomando la actitud equivocada: están defendiendo sin investigar; están poniendo la política encima de la honestidad que dicen defender. Es curioso como el PRI, forzado por Peña Nieto, está soltando a sus pillos y dejándolos a su suerte. Borge es el más reciente de una cadena de exgobernadores que están siendo procesados o buscados. Hasta en esta defensa a ultranza de sus integrantes, López es fiel a su origen priista de los años 60: no admitir nada, defender a todos los “suyos”. Precisamente por razones políticas, MORENA debía investigar si proceden las sospechas contra Salgado, de lo contrario más adelante los podrían sorprender con pruebas contundentes. 

    Por cierto que la “unidad” morenista no lo fue tanto. Martí Batres y Ricardo Monreal acudieron al evento de defensa, pero sus palabras no fueron tan solidarias como se podría suponer. Batres asegura que Salgado debe responder y Monreal recalcó que la iniciativa de cerrar filas en torno a Salgado surgió de la propia Sheinbaum y aseveró que: “Creo que todos debemos estar muy unidos, el que nada debe, nada teme”.

    Hay que leer entre líneas lo que ambos dicen.

     

    -->
    Leer más
  • 27-07-2017ESTOS DÍA DE VENEZUELA

    ESTOS DÍA DE VENEZUELAEsta semana será decisiva para el futuro de Venezuela: huelga general de dos días contra el régimen y la votación para la Asamblea Constituyente a favor de un gobierno que naufraga. La huelga general, que comenzó ayer, fue convocada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y al cierre del primer día se contabilizaba al menos un muerto y choques fuertes entre los ciudadanos opositores y la policía. Las protestas ya duran tres meses y casi un centenar de muertos. Ayer, los enfrentamientos más duros se registraron en Caracas. Según el MUD, la huelga fue un éxito, aunque el gobierno de Maduro minimizó lo sucedido.

    A la vista de esto, no parece posible que el régimen venezolano atienda la petición de 13 países de la OEA o de la misma ONU en el sentido de cancelar la votación para elegir una Asamblea Constituyente leal a Maduro. Al contrario, el presidente sudamericano ha señalado que la oposición está siendo manejada por el “imperio”. Incluso asegura que países como Colombia y México están siendo cómplices de la CIA en un intento por derrocarlo. Esto con base en una declaración de Mike Pompeo, director de esa agencia, que puede interpretarse como la típica declaración que la inteligencia (es un decir) norteamericana hace para parecer más inteligente de lo que en realidad es.

    En este contexto es que debe sopesarse la acusación del gobierno de Maduro al gobierno de México y que algunos personajes y medios (mexicanos) toman en serio. Este conflicto creado por el canciller Samuel Moncada y su jefe es, en realidad y como diría el Peje, una cortina de humo para distraer la atención de los venezolanos de los graves problemas que padecen.

    Pero supongamos que sí, que por su parte la CIA tiene un plan para desestabilizar a Maduro y hacer caer a su nación “en las garras del neoliberalismo”. Entonces, llegaremos a la conclusión que el mejor aliado de la Agencia es el autonombrado gobierno bolivariano. En efecto, con uno de los yacimientos petroleros más ricos del mundo, el proyecto Chávez-Maduro apostó a exportar la revolución bolivariana, cualquier cosa que eso sea, en lugar de desarrollar la economía y diversificar sus productos. El resultado ha sido una hiperinflación y se calcula que este año la economía venezolana decrecerá un 12%. Las largas filas de 500 mil personas tratando de salir de Venezuela hacia Colombia lo dicen todo, ¿o eso también es culpa del “Imperio”? Los venezolanos ya no temen sólo por la situación económica y la inseguridad, ahora están con miedo de que esta semana haya un derramamiento de sangre durante la votación.

    Desde el lado mexicano, es evidente que el activismo del gobierno federal hacia Venezuela, en especial el del canciller Luis Videgaray, tiene un objetivo de política interna: exhibir el apoyo de destacados integrantes de MORENA, entre ellos la secretaria general Polevnsky y probablemente del mismo Andrés Manuel, aunque él lo niega. A partir de esto, alinear los modos y propuestas del tabasqueño con los del equipo gobernante venezolano para que se crea que son lo mismo. Aunque esto es falso, no es una mala jugada. AMLO está más cerca de las políticas populistas de un López Mateos o un Echeverría que de Chávez o Maduro.

    Por cierto que mientras más busque pleito Maduro contra el gobierno de EPN, MORENA corre el riesgo de que alguno de sus integrantes abra la boca para defender al indefendible gobierno venezolano y meta la pata.

    Veamos cómo termina esta semana que se antoja muy dura para el futuro de Venezuela.

    ESTOS DÍA DE VENEZUELAEsta semana será decisiva para el futuro de Venezuela: huelga general de dos días contra el régimen y la votación para la Asamblea Constituyente a favor de un gobierno que naufraga. La huelga general, que comenzó ayer, fue convocada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y al cierre del primer día se contabilizaba al menos un muerto y choques fuertes entre los ciudadanos opositores y la policía. Las protestas ya duran tres meses y casi un centenar de muertos. Ayer, los enfrentamientos más duros se registraron en Caracas. Según el MUD, la huelga fue un éxito, aunque el gobierno de Maduro minimizó lo sucedido.

    A la vista de esto, no parece posible que el régimen venezolano atienda la petición de 13 países de la OEA o de la misma ONU en el sentido de cancelar la votación para elegir una Asamblea Constituyente leal a Maduro. Al contrario, el presidente sudamericano ha señalado que la oposición está siendo manejada por el “imperio”. Incluso asegura que países como Colombia y México están siendo cómplices de la CIA en un intento por derrocarlo. Esto con base en una declaración de Mike Pompeo, director de esa agencia, que puede interpretarse como la típica declaración que la inteligencia (es un decir) norteamericana hace para parecer más inteligente de lo que en realidad es.

    En este contexto es que debe sopesarse la acusación del gobierno de Maduro al gobierno de México y que algunos personajes y medios (mexicanos) toman en serio. Este conflicto creado por el canciller Samuel Moncada y su jefe es, en realidad y como diría el Peje, una cortina de humo para distraer la atención de los venezolanos de los graves problemas que padecen.

    Pero supongamos que sí, que por su parte la CIA tiene un plan para desestabilizar a Maduro y hacer caer a su nación “en las garras del neoliberalismo”. Entonces, llegaremos a la conclusión que el mejor aliado de la Agencia es el autonombrado gobierno bolivariano. En efecto, con uno de los yacimientos petroleros más ricos del mundo, el proyecto Chávez-Maduro apostó a exportar la revolución bolivariana, cualquier cosa que eso sea, en lugar de desarrollar la economía y diversificar sus productos. El resultado ha sido una hiperinflación y se calcula que este año la economía venezolana decrecerá un 12%. Las largas filas de 500 mil personas tratando de salir de Venezuela hacia Colombia lo dicen todo, ¿o eso también es culpa del “Imperio”? Los venezolanos ya no temen sólo por la situación económica y la inseguridad, ahora están con miedo de que esta semana haya un derramamiento de sangre durante la votación.

    Desde el lado mexicano, es evidente que el activismo del gobierno federal hacia Venezuela, en especial el del canciller Luis Videgaray, tiene un objetivo de política interna: exhibir el apoyo de destacados integrantes de MORENA, entre ellos la secretaria general Polevnsky y probablemente del mismo Andrés Manuel, aunque él lo niega. A partir de esto, alinear los modos y propuestas del tabasqueño con los del equipo gobernante venezolano para que se crea que son lo mismo. Aunque esto es falso, no es una mala jugada. AMLO está más cerca de las políticas populistas de un López Mateos o un Echeverría que de Chávez o Maduro.

    Por cierto que mientras más busque pleito Maduro contra el gobierno de EPN, MORENA corre el riesgo de que alguno de sus integrantes abra la boca para defender al indefendible gobierno venezolano y meta la pata.

    Veamos cómo termina esta semana que se antoja muy dura para el futuro de Venezuela.

    -->
    Leer más
  • 26-07-2017EL FRENTE DE 1988 Y EL SUPUESTO FRENTE DE 2018

    EL FRENTE DE 1988 Y EL SUPUESTO FRENTE DE 2018¿Por qué seguimos atendiendo a las encuestas si se ha demostrado que en la mayoría de los casos están equivocadas? Más allá de los aspectos sicológicos del tema, las encuestas se han convertido para los competidores electorales en una suerte de horóscopos: mucha fe en la buena suerte. En su aspecto político, las mediciones han devenido sobre todo en una forma de posicionarse ante una determinada situación, o bien de usar un arma contra los adversarios. Algunos medios y casas encuestadoras revelan metodologías, pero soslayan el contexto en que se da la encuesta o el hecho de que ya están orientadas a una cierta respuesta.

    Una encuesta de Reforma[1], medio que ha sido especialmente favorable a MORENA, señala que el partido de López Obrador arranca (¿de dónde arranca? El diario nunca lo dice) con cinco puntos de ventaja sobre el PAN y 11 de ventaja con respecto al PRI. Bien, priistas y panistas, cierren la cortina y dedíquense a vender autos y telas. Ya denle a AMLO la banda tricolor, la genuina.

    Pero, un momento, una vez que la encuesta de Reforma establece que un 80% de mexicanos desea la salida del PRI para que gobierne otro partido, se pregunta cuál formación política tiene más probabilidades de derrotar al PRI. (Una digresión: si los encuestados leyeran a profundidad diarios y encuestas, contestarían que incluso el Club de los Castores de Patolandia tiene posibilidades de derrotar al PRI en las actuales circunstancias) el supuesto frente PAN-PRD prevalece con 43 puntos contra 39 de MORENA. Es claro que este tipo de resultados alienta a quienes sostienen, por conveniencia o convencimiento, la idea de un frente para derrotar al PRI en 2018 (por cierto, donde se lee PRI, en realidad dice MORENA, el nuevo PRI).

    Pero la actual propuesta de frente amplio no camina. No es, en realidad, un frente sino tan solo una alianza disfrazada. El frente democrático de 1988 se construyó alrededor de la figura de Cuauhtémoc Cárdenas, quien representaba la necesidad de un cambio. La actual propuesta de frente se pretende construir alrededor de la nada, es una dona mal hecha. En 1988, al frente se unieron partidos tan disimiles como el PPS y el PARM, que habían jugado de parásitos del sistema, con el PSUM, donde había excomunistas y populistas. Luego se unieron grupos nacionalistas (PMT) y hasta trotskistas y maoístas. En este sentido, fue un verdadero frente. Sólo el PAN se excluyó de este movimiento. El frente de 2018 ni siquiera cuenta con la aceptación de todas las corrientes de los partidos convocantes, menos de otros grupos que, aunque interesados, no están convencidos de que se trate de una propuesta seria. Finalmente, hay que decir que el frente de 1988 tenía un propósito que entonces parecía posible sólo con una oposición amplia: sacar al PRI de Los Pinos. Ahora, ¿cuál sería el propósito?, ¿sacar al PRI del poder presidencial? Eso pasó en dos ocasiones y las cosas no mejoraron ostensiblemente. Corrupción, inseguridad y malos resultados económicos fueron la marca de los 12 años de panismo. ¿Impedir que llegue el otro PRI a la Presidencia? Les va a costar trabajo hacerlo, a menos que revivan la guerra aquella de “es un peligro para México”. AMLO no salvará a este país. No tiene propuestas de envergadura, pero el único peligro que representa es que pretenda perpetuarse en el poder y anular todas las oposiciones. Algo muy posible.

    Los frentistas modernos tienen que replantearse todo el asunto; buscar un objetivo capaz de unir voluntades e intereses y hacer que todos los aspirantes renuncien para buscar, afuera o adentro de sus formaciones políticas, la persona más adecuada para figurar como representante de este frente. De lo contrario, estamos hablando de una alianza más sin posibilidades de futuro.



    [1] http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/galeriamultimedia/default.aspx?id=97581&md5=af90726d3bfa594332bc9205ccb88f4e&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe

    EL FRENTE DE 1988 Y EL SUPUESTO FRENTE DE 2018¿Por qué seguimos atendiendo a las encuestas si se ha demostrado que en la mayoría de los casos están equivocadas? Más allá de los aspectos sicológicos del tema, las encuestas se han convertido para los competidores electorales en una suerte de horóscopos: mucha fe en la buena suerte. En su aspecto político, las mediciones han devenido sobre todo en una forma de posicionarse ante una determinada situación, o bien de usar un arma contra los adversarios. Algunos medios y casas encuestadoras revelan metodologías, pero soslayan el contexto en que se da la encuesta o el hecho de que ya están orientadas a una cierta respuesta.

    Una encuesta de Reforma[1], medio que ha sido especialmente favorable a MORENA, señala que el partido de López Obrador arranca (¿de dónde arranca? El diario nunca lo dice) con cinco puntos de ventaja sobre el PAN y 11 de ventaja con respecto al PRI. Bien, priistas y panistas, cierren la cortina y dedíquense a vender autos y telas. Ya denle a AMLO la banda tricolor, la genuina.

    Pero, un momento, una vez que la encuesta de Reforma establece que un 80% de mexicanos desea la salida del PRI para que gobierne otro partido, se pregunta cuál formación política tiene más probabilidades de derrotar al PRI. (Una digresión: si los encuestados leyeran a profundidad diarios y encuestas, contestarían que incluso el Club de los Castores de Patolandia tiene posibilidades de derrotar al PRI en las actuales circunstancias) el supuesto frente PAN-PRD prevalece con 43 puntos contra 39 de MORENA. Es claro que este tipo de resultados alienta a quienes sostienen, por conveniencia o convencimiento, la idea de un frente para derrotar al PRI en 2018 (por cierto, donde se lee PRI, en realidad dice MORENA, el nuevo PRI).

    Pero la actual propuesta de frente amplio no camina. No es, en realidad, un frente sino tan solo una alianza disfrazada. El frente democrático de 1988 se construyó alrededor de la figura de Cuauhtémoc Cárdenas, quien representaba la necesidad de un cambio. La actual propuesta de frente se pretende construir alrededor de la nada, es una dona mal hecha. En 1988, al frente se unieron partidos tan disimiles como el PPS y el PARM, que habían jugado de parásitos del sistema, con el PSUM, donde había excomunistas y populistas. Luego se unieron grupos nacionalistas (PMT) y hasta trotskistas y maoístas. En este sentido, fue un verdadero frente. Sólo el PAN se excluyó de este movimiento. El frente de 2018 ni siquiera cuenta con la aceptación de todas las corrientes de los partidos convocantes, menos de otros grupos que, aunque interesados, no están convencidos de que se trate de una propuesta seria. Finalmente, hay que decir que el frente de 1988 tenía un propósito que entonces parecía posible sólo con una oposición amplia: sacar al PRI de Los Pinos. Ahora, ¿cuál sería el propósito?, ¿sacar al PRI del poder presidencial? Eso pasó en dos ocasiones y las cosas no mejoraron ostensiblemente. Corrupción, inseguridad y malos resultados económicos fueron la marca de los 12 años de panismo. ¿Impedir que llegue el otro PRI a la Presidencia? Les va a costar trabajo hacerlo, a menos que revivan la guerra aquella de “es un peligro para México”. AMLO no salvará a este país. No tiene propuestas de envergadura, pero el único peligro que representa es que pretenda perpetuarse en el poder y anular todas las oposiciones. Algo muy posible.

    Los frentistas modernos tienen que replantearse todo el asunto; buscar un objetivo capaz de unir voluntades e intereses y hacer que todos los aspirantes renuncien para buscar, afuera o adentro de sus formaciones políticas, la persona más adecuada para figurar como representante de este frente. De lo contrario, estamos hablando de una alianza más sin posibilidades de futuro.



    [1] http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/galeriamultimedia/default.aspx?id=97581&md5=af90726d3bfa594332bc9205ccb88f4e&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe

    -->
    Leer más
  • 25-07-2017PRI: MUCHOS BUENOS ASPIRANTES

    PRI: MUCHOS BUENOS ASPIRANTES…La palabra “inédito” aplicada a una situación se ha convertido en un lugar común en el análisis político. En realidad, la política es tan compleja que todos los escenarios y situaciones son inéditos. A veces hay algunos rasgos comunes, pero otros son totalmente diferentes. Los personajes suelen modificar, con su actuación, situaciones que parecían similares a otras. Inclusive, el mismo personaje puesto en otro contexto puede cambiar resultados.

    Todo esto, que parece verdad de perogrullo, es para evitar utilizar la palabra “inédito” a la hora de describir la situación que enfrenta el presidente Enrique Peña Nieto (EPN) con relación al 2018. Para empezar, es el primer mandatario priista que se prepara para una elección de sucesión en el tercer lugar de las preferencias, de acuerdo a la mayoría de las encuestas. Hasta hace unos meses, este destino parecía inexorable, pero es de suponer que el triunfo en el Estado de México le ha dado esperanzas a los priistas de poder revertir esta situación, sobre todo ante la inexactitud que han presentado las mediciones.

    Contra lo que se pudiera pensar, un análisis somero nos revela que el PRI es el partido que tiene el mayor número de aspirantes y probablemente los más experimentados y capaces. O, para decirlo al contrario, los menos incapaces. Por ejemplo, dos de los aspirantes panistas, Zavala y Anaya, no tienen ninguna experiencia de gobierno ni se han enfrentado con problemas o conflictos graves. Moreno Valle fue gobernador de un estado sin mayores problemas locales. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es, sin duda, el mejor operador político de todos los aspirantes, pero no es el mejor gobernante, ni con mucho. Su paso por el gobierno de la capital fue opaco y gozó de una especie de bono que le permitió proyectarse como tal vez nunca soñó.

    Precisamente por todo lo que se le imputa a este gobierno es que se ha demostrado que este equipo gobernante es el más disciplinado (hasta ahora), el que ha sido más competente para enfrentar problemas como la situación económica internacional o el gobierno de Trump. El que ha sido capaz de sacar adelante reformas estructurales, algunas que se barajaron durante 25 años sin que hubiera un “team” que hiciera posible acordarlas y aplicarlas. Reformas que no le darán beneficios a este gobierno, pero que en el próximo sin duda serán de gran valía.

    Los nombres están ahí: Aurelio Nuño y su reforma educativa; José Antonio Meade y su paso por varias secretarías; Luis Videgaray en Hacienda y ahora Relaciones Exteriores; Miguel Ángel Osorio Chong y su experiencia política, entre otros. El problema del presidente Peña no es que carezca de opciones, sino que tiene demasiadas, pero todas atadas a una disciplina que posiblemente esté actuando como una camisa de fuerza. Cualquiera de estos personajes sería un buen candidato, pero todos ellos afrontan dos problemas graves: el PRI y el presidente Peña Nieto. Dos lastres que difícilmente se quitarán de encima. El problema para los tricolores no es carecer de un buen candidato, sino contar con uno que cumpla dos requisitos: no parecer priista y peñista y, lo más difícil, que sea capaz de derrotar a AMLO y a los candidatos del PAN y el PRD.

    ¿Misión imposible?

    PRI: MUCHOS BUENOS ASPIRANTES…La palabra “inédito” aplicada a una situación se ha convertido en un lugar común en el análisis político. En realidad, la política es tan compleja que todos los escenarios y situaciones son inéditos. A veces hay algunos rasgos comunes, pero otros son totalmente diferentes. Los personajes suelen modificar, con su actuación, situaciones que parecían similares a otras. Inclusive, el mismo personaje puesto en otro contexto puede cambiar resultados.

    Todo esto, que parece verdad de perogrullo, es para evitar utilizar la palabra “inédito” a la hora de describir la situación que enfrenta el presidente Enrique Peña Nieto (EPN) con relación al 2018. Para empezar, es el primer mandatario priista que se prepara para una elección de sucesión en el tercer lugar de las preferencias, de acuerdo a la mayoría de las encuestas. Hasta hace unos meses, este destino parecía inexorable, pero es de suponer que el triunfo en el Estado de México le ha dado esperanzas a los priistas de poder revertir esta situación, sobre todo ante la inexactitud que han presentado las mediciones.

    Contra lo que se pudiera pensar, un análisis somero nos revela que el PRI es el partido que tiene el mayor número de aspirantes y probablemente los más experimentados y capaces. O, para decirlo al contrario, los menos incapaces. Por ejemplo, dos de los aspirantes panistas, Zavala y Anaya, no tienen ninguna experiencia de gobierno ni se han enfrentado con problemas o conflictos graves. Moreno Valle fue gobernador de un estado sin mayores problemas locales. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es, sin duda, el mejor operador político de todos los aspirantes, pero no es el mejor gobernante, ni con mucho. Su paso por el gobierno de la capital fue opaco y gozó de una especie de bono que le permitió proyectarse como tal vez nunca soñó.

    Precisamente por todo lo que se le imputa a este gobierno es que se ha demostrado que este equipo gobernante es el más disciplinado (hasta ahora), el que ha sido más competente para enfrentar problemas como la situación económica internacional o el gobierno de Trump. El que ha sido capaz de sacar adelante reformas estructurales, algunas que se barajaron durante 25 años sin que hubiera un “team” que hiciera posible acordarlas y aplicarlas. Reformas que no le darán beneficios a este gobierno, pero que en el próximo sin duda serán de gran valía.

    Los nombres están ahí: Aurelio Nuño y su reforma educativa; José Antonio Meade y su paso por varias secretarías; Luis Videgaray en Hacienda y ahora Relaciones Exteriores; Miguel Ángel Osorio Chong y su experiencia política, entre otros. El problema del presidente Peña no es que carezca de opciones, sino que tiene demasiadas, pero todas atadas a una disciplina que posiblemente esté actuando como una camisa de fuerza. Cualquiera de estos personajes sería un buen candidato, pero todos ellos afrontan dos problemas graves: el PRI y el presidente Peña Nieto. Dos lastres que difícilmente se quitarán de encima. El problema para los tricolores no es carecer de un buen candidato, sino contar con uno que cumpla dos requisitos: no parecer priista y peñista y, lo más difícil, que sea capaz de derrotar a AMLO y a los candidatos del PAN y el PRD.

    ¿Misión imposible?

    -->
    Leer más
  • 24-07-2017EL TLAHUACAZO A MANCERA