LIBROS-BULLYING-VP-2222.png


Cultura

La fábula de Guillermo del Toro emociona Venecia

Escrito por

La fábula de Guillermo del Toro emociona Venecia

Cuando Guillermo del Toro cree firmemente en un proyecto, lanza un órdago. Sin red o certezas. Ni mucho menos financiación. Con la única garantía de su fe ciega en la historia. Él mismo paga, de su bolsillo, todo el trabajo. Pone a escultores a crear estatuas de las criaturas que ha imaginado, y a dibujantes a diseñar ese universo. Desarrolla ampliamente el guion. Y solo entonces acude al final a un estudio, con su oferta ya avanzada: un paquete de viaje todo incluido a sus fantasías. Lo hizo para El laberinto del fauno, y lo ha repetido ahora con La forma del agua. En ambos casos, la productora dijo sí. A todo. Bueno, casi. Fox compró la historia de amor entre un monstruo y una conserje. Aceptó que la protagonista fuera muda o se masturbara. Asumió la atmósfera tierna y sombría, en plena Guerra Fría. “Pero se negaron a que fuera en blanco y negro”, sonríe el cineasta mexicano. Así que el nuevo cuento de hadas de Del Toro se ha visto con todos sus oscuros colores, hoy en Venecia, en la competición oficial. Y recibió una acogida a la altura de las grandes expectativas.

 

 

“Es su mejor película desde El laberinto del fauno”, sostiene el director de La Mostra, Alberto Barbera. El propio Del Toro se mostraba de acuerdo, en un encuentro con un grupo de periodistas. La comparación con su obra más conocida, ganadora de tres oscars, resulta exagerada, pero La forma del agua sabe seducir. Luce belleza, poesía e intenta juntar Bella y Bestia sin “puritanismo” ni “perversiones”. Para su creador es “la fábula extraña de un monstruo”, además de una oda al cine y, sobre todo, al amor: "Si los Beatles y Jesús están de acuerdo en algo, no pueden estar equivocados". Para una sinopsis, se diría que narra la relación entre dos marginados: una criatura subacuática, atrapada por los servicios secretos de EE UU, y la mujer que limpia los pasillos de esa instalación. “Él me ve y no le doy pena por ser incompleta”, asegura ella en el filme. Y para la crítica internacional es una candidata a la venidera temporada de premios.

 

“La magia no existe. Ni para ti, ni para mí, ni para nadie”, le decía su madre a la pequeña protagonista de El laberinto del fauno. Sin embargo, el director mexicano sigue empeñado en lo contrario. Incontables criaturas y extrañezas parece habitar su mente. De vez en cuando, alguna encuentra el camino de salida hasta la pantalla. Y nacen El espinazo del diablo, La cumbre escarlata o Hellboy. “Siempre he creído que la fantasía es un género muy político”, defiende el cineasta en la presentación de La forma del agua. Y subrayó el poder de las fábulas: “Muchos de nosotros tenemos ideas fijadas y el cuento de hadas es un antídoto, una forma de llegar a las emociones. Quería que la película fuera precisamente emociones e imágenes, más que palabras”.

 

Aunque, a continuación, tuvo que emplear unas cuantas para analizar la relación de La forma del agua con los Estados Unidos de hoy en día. “Es una película de 1962, pero de hoy. Cuando se habla de ‘hacer América grande de nuevo’ [el lema de Donald Trump] es como regresar a esa época. Racismo, clasismo... Nos enfrentamos a muchos de los problemas que existían cuando asesinaron a Kennedy”, añadió. Del Toro, además, lo nota cada día en su piel: “Soy mexicano y sé lo que es ser visto como el otro”. El cineasta no se siente parte de Hollywood: emplea sus millones -20 en este caso-, pero se mantiene al margen, como sus criaturas. A esta, por cierto, optaron por dejarla sin nombre: “Así puede ser algo diferente para cada uno”.

 

Vía: https://elpais.com/cultura/2017/08/31/actualidad/1504188825_442557.html?id_externo_rsoc=TW_CC

Ultima Modificacion: Jueves 31 de agosto 12.07 hrs

send send

Comentarios

Inicio



Videos


IMER_TV_PEREZGROVAS.png

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter